Inicio Categorías Sociedad “La derecha logró modernizarse y llegar a lugares donde antes no llegaba"

“La derecha logró modernizarse y llegar a lugares donde antes no llegaba"

El ex abogado querellante de la causa por la desaparición de Jorge Julio López y especialista en derechos humanos, brindó su mirada sobre el avance de la derecha y los discursos negacionistas. 

El momento político es muy complejo por ciertos discursos negacionistas que están haciendo mella en los jóvenes que hoy son quienes están sosteniendo esos discursos y eso es muy peligroso”, destacó el abogado y magíster en derechos humanos, Aníbal Hnatiuk en el estudio de Radio Futura

En este sentido, el presidente del Patronato de Liberados destacó que ya no se trata solo de un desprecio hacia un otro, sino que “directamente niegan la verdad”. “En ese sentido, ese negacionismo, no es solo una posición ideológica. Sino que es algo así como el terraplanismo de la historia”, comparó. 

La radicalización y negación de la verdad es parte del avance de los movimientos de derecha a nivel global. “La derecha con pretensiones de masividad logró modernizarse de diferentes maneras y llegó de ese modo a sectores que antes no llegaban (...)Esa derecha, que se modernizó para ganar elecciones, dejó un vacío político que llenó otra derecha más recalcitrante”, dijo en el marco de la Vigilia por Jorge Julio López.

Aníbal señaló que este avance de la derecha y los discursos negacionistas se vio potenciado durante la pandemia, donde el aislamiento social produjo un desencuentro con la calle. 

Hoy hay que redoblar los esfuerzos para contar y decir, para comunicar, para llegar a esa gente que no coincide con nosotros, porque estamos en dificultades. Pero si en algo se caracterizan los organismos de derechos humanos en Argentina, es en sortear esas dificultades”, advirtió.

Escuchá/Descargá la nota completa:

Artículo anteriorDel Frade: “Rosario está siendo asfixiada, es un atentado flagrante contra salud pública”
Artículo siguienteVeladuras, relatos y fragilidades de una vida