Inicio Los mundos posibles Cierran el centro de recepción Pablo Nogués tras denuncias de violaciones a los derechos humanos

Cierran el centro de recepción Pablo Nogués tras denuncias de violaciones a los derechos humanos

La resolución llega gracias a que la Comisión Provincial por la Memoria presentó un habeas corpus colectivo debido a que el establecimiento mantuvo en graves condiciones de detención de los jóvenes alojados allí.

La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) viene denunciando las graves condiciones de detención y violaciones a los derechos humanos contra jóvenes en conflicto con la ley penal alojados en el centro cerrado Pablo Nogués de Malvinas Argentinas. El establecimiento desoyó denuncias e incumplió sentencias judiciales durante todos estos años y ahora, luego de 14 años de un habeas corpus colectivo abierto en 2009 y que continuaba en trámite, dispuso su cierre temporal.


Sergio Raimundo, Subdirector del programa de niñez de la CPM, al aire de Los Mundos Posibles, explica que la construcción de este tipo de centros "son respuestas urgentes, de bajo costo, eran pequeñas cárceles, allí llegó a alojar 80 jóvenes en 2007/2008, se fue agravando e hicimos algunas presentaciones judiciales por malos tratos, deterioro y malas condiciones edilicias".

Las malas condiciones de vida al interior del establecimiento derivaron en suicidios o intentos de suicidio, conflictos y reiterados reclamos, como menos encierro y más talleres, artículos de limpieza e higiene personal suficientes, mejorar la atención de salud.

"El objetivo de estos dispositivos era sacar a los jóvenes rápidamente de las comisarías, no se cumple porque terminan siendo lugares donde cumplen toda su condena. No cumple funcionalmente su rol de trabajar con un joven privado de libertad, ser un espacio educativo y de aprendizaje. No se da y termina siendo una jaula donde están más de 20 horas por día sin ninguna actividad", describe.

Sobre el futuro del centro anhela que "puedan controlar, si las voluntades se pueden traducir en práctica, que controlen, que resurja el organismo y puedan seleccionar al personal, generar un dispositivo que cumpla con los derechos de los pibes, con la infraestructura y un abordaje acorde y respetuoso de los derechos humanos".

Escuchá/descargá la entrevista completa:

Artículo anteriorCarlos Alberto Tavares: Historia del abogado que Videla no quería
Artículo siguienteUNLP avanza con la reparación de legajos: "Lo pensamos como un proceso constitutivamente en movimiento"