Inicio Los mundos posibles Una guerra sin armas contra la inflación

Una guerra sin armas contra la inflación

El Gobierno anunció una lucha contra las remarcadores de precios, pero sin medidas de fondo. El análisis del economista Juan Valerdi.

"Declarar una guerra (contra la inflación) y al día siguiente empezaron a remarcar la lista de precios. Y para cuando Alberto Fernández anunció las medidas no fueron nada, seguimos con con la convocatoria a un acuerdo, el pacto de caballeros, pero no anunciás nada concreto que pare a los empresarios más monopólicos del país" , aseguró el economista Juan Valerdi.

En diálogos con Los Mundos Posibles consideró que "aunque Alberto tomara la decisión política de ir al choque con los que abusan de precios, solo con de los de alimentos, no con los de internet, servicios públicos, energía, tarifas, para que los demás vean, cambió la mano, Guzmán y Kulfas no van al choque para aplicar esos cambios".

Una de las medidas fue la del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, que anunciaron la suspensión temporaria del diferencial de 2% de los derechos de exportación de harina y de aceite de soja del decreto 790/2020, para que vuelvan al 33%, porcentaje que ya las empresas le descuentan al productor.

"Para qué declaraste la guerra si ibas a quedar como estabas antes, porque tiene implicancias graves, impacta sobre la supuesta reactivación económica"

Sin embargo, para Valerdi la iniciativa no marca la diferencia: "Esas medidas no mueven el amperímetro contras los remarcadores de precios oligopólicos. La inflación está comiendo a la gente y a su poder adquisitivo hace muchos años, llevó al país a un 46% de pobres y 12% de indigencia, y estos son índices del INDEC que seguramente estén atrasados ya".

"Para que declaraste la guerra, para quedar como estabas antes, porque tiene implicancias graves, impacta sobre la supuesta reactivación económica", analizó Valerdi.

Por último se refirió al acuerdo con el FMI y al rol de Martín Guzmán como nombre central de la pata económica del gobierno. "Guzmán mira la realidad económica desde los libros, lo real es que el FMI que no pidió reformas laborales de fondo porque los salarios están hechos pedazos, pero no lo pidió como urgente, pero en otro momento puede pedirlo. La supervisión del FMI es con la pistolita en la cabeza permanentemente", explicó.

ESCUCHÁ/DESCARGÁ LA ENTREVISTA COMPLETA:

Artículo anteriorCríticas por el uso opcional del barbijo en la ciudad
Artículo siguienteDerecho al olvido: Una denuncia que pide límites al algoritmo