Inicio Cacodelphia Pablo Razuk: “Scalabrini es un personaje fantástico y muy necesario en estos tiempos”

Pablo Razuk: “Scalabrini es un personaje fantástico y muy necesario en estos tiempos”

El actor protagoniza, junto a Alejandra Darín, la obra Scalabrini Ortiz en el Teatro Picadero. El director y docente teatral habló de la propuesta que aborda la historia del reconocido pensador argentino y su implicancia personal.

Escrita por Florencia Aroldi -hija de Norberto Aroldi, el gran director, actor y dramaturgo- y dirigida por Sebastián Berenguer, la obra Scalabrini Ortiz “propone encontrarse, según nuestra subjetiva visión de los hechos, con Raúl Scalabrini Ortiz, un prócer contemporáneo, que pensó la Patria desde un punto de vista absolutamente sensible, profundo y trascendente”, explicó Razuk. “Además, cuenta la historia de amor, que unió a Scalabrini con Mercedes Comaleras, compañera y madre de sus cinco hijos. Buscamos entonces desde la magia de lo cotidiano, contar también ese proyecto que a través del amor, le dio vida a una historia fantástica”, dijo en diálogo con Cacodelphia.

Pablo Razuk es actor de cine, teatro y televisión además de director, nació en Rosario, pero hace más de 20 años que reside en la ciudad de Buenos Aires, donde fundó Korinthio, su propio espacio escénico. “Hace años vengo realizando unipersonales, representando a personajes históricos, como Severino Di Giovanni, el Padre Carlos Mujica, Germán Abdala, Bolívar y actualmente en la obra Camilo De la Fuente, abordo la figura de Federico García Lorca. Siempre me pareció muy importante recuperar a esas figuras históricas, porque son referentes luminosos que hoy nos están faltando”, señaló.

“Al momento de asumir la obra, no sabía nada de Scalabrini, me puse entonces a investigar y descubrí a un personaje fantástico, necesario y tristemente actual. Ya que, respecto a lo que expone como problemas de la Patria, su palabra parece escrita hace dos días”, explicó Razuk. “Dice por ejemplo Scalabrini, nuestra mayor tristeza proviene de no saber quiénes somos. Y hoy seguimos reconociéndonos en otros y no nos vemos a nosotros mismos, como hace setenta años a instancia de Macedonio Fernández, contemplaba Scalabrini. Y así nos estamos perdiendo parte de la identidad y eso es algo que hoy nos pasa, hemos perdido de vista nuestra propia historia”, agregó.

Raúl Scalabrini Ortiz fue agrimensor, historiador, filósofo, periodista, escritor y ensayista. Nació el 14 de febrero de 1898 en la ciudad de Corrientes y murió un 30 de mayo de 1959. Sus ideas y convicciones son la base del pensamiento nacional.

La pieza teatral recorre la geografía de los misterios del hombre, por debajo de las certezas. Es un repaso por nuestra historia, pero también, y sobre todo, una invitación a “sabernos uno cualquiera, pero que sabe que es uno cualquiera”, y ponernos en una perspectiva en el universo, para asumir lo que a veces ignoramos como humanos.

La obra se inicia en 1974 cuando la policía desaloja, de una manera violenta y cruel, a Mercedes Comaleras, de la casa donde vivió con Scalabrini. “En ese marco ella recuerda el último día de Scalabrini en esa casa, la misma donde murió y al desprenderse de ese espacio, hace una especie de evocación donde se desarrolla la historia”, remarcó el actor.

“Scalabrini fue una persona íntegra, ética, que no se permitió ninguna transgresión de ninguna índole. Fue uno de esos tipos que hizo muchísimo, y aún hoy se desconoce su tarea, por eso el deseo del grupo es que la gente descubra a un personaje histórico maravilloso y se acerque a su palabra, a su pensamiento y a su forma de entender la Patria”, afirmó.

Las próximas funciones de Scalabrini Ortiz serán los sábados y noviembre de octubre a las 17.30 en el Teatro Picadero, ubicado en Enrique Santos Discépolo 1.857 (CABA). Entradas disponibles en Plateanet.

Escuchá/Descargá la entrevista completa

Artículo anteriorLoi Sanguinetti: "El álbum invita a un espacio que es ese ritelurio, donde cada temática es una parada de ese viaje”
Artículo siguiente“Desde la poesía estamos construyendo una memoria diferente”