Una certeza en la palma de la mano

Contraria a la mirada crítica del uso extendido del telefóno celular, la antropóloga Rosalía Winocur propone pensarlos como una posibilidad de conectar con los afectos, el refugio más cercano para resguardarse de un mundo hostil.

El sociólogo y docente Santiago Garriga se enlazó por vía telefónica con el aire de Los Mundos Posibles donde ofreció una reseña de Robinson Crusoe ya tiene celular de la antropóloga Rosalía Winocur, libro publicado en 2009 por Siglo XXI que indaga y problematiza en torno al uso de telefonía celular.

Para empezar, Garriga presentó a este libro como “una investigación hecha en 2008 donde la antropóloga analiza y cuenta de manera muy amena, si bien es un trabajo académico se lee como si fuera una novela, la relación que tenemos con los dispositivos celulares, internet y la tecnología”.

Pasamos de que el celular sea, al principio de los tiempos cuando surgió, un artefacto interesante, después pasó a ser algo util, luego algo conveniente, se hizo necesario y hoy se torna imprescindible”, agregó.

El columnista puso especial intéres en referir la temática abordada en el primer capítulo del libro, títulado Conexión. Dispositivo simbólico para controlar la incertidumbre, donde la autora “le da una explicación distinta a la que solemos darle al uso del telefóno, a menudo solemos decir que existe una relación adictiva con el teléfono que nos sustrae del mundo real, ella dice que el teléfono es un lugar de certeza y sertidumbre para la mayoría de las personas que lo usan

A modo de sintesis, Garriga reformuló la mirada de Winocur al expresar que “en un mundo en el que vivimos rodeados de incertezas, de incertidumbres, el telefóno es ese espacio en el que nos conectamos permanentemente con nuestros conocidos, amigos, familias, en definitiva, con nuestros afectos, el uso del telefóno celular viene a contrarrestar la hostilidad, la incertidumbre y la ansiedad que produce el mundo”.

Escuchá/descargá la reseña completa: