Mitos y verdades sobre lo que dejó la ola de gobiernos progresistas en América Latina

Datos estadísticos de ayer y hoy son evaluados desde una mirada analítica por los sociólogos Gabriela Benza y Gabriel Kessler.

El sociólogo y docente Santiago Garriga se enlazó por vía telefónica con el aire de Los Mundos Posibles donde compartió las conclusiones que sacó de La ¿nueva? estructura social de América Latina. Cambios y persistencias después de la ola de gobiernos progresistas, libro de Gabriela Benza y Gabriel Kessler recientemente publicado por Siglo XXI donde se reúnen y analizan datos estadísticos referidos a la desigualdad socioeconómica y las políticas publicas aplicadas en la región por Gobiernos de tendencias contrapuestas en su periodo histórico más reciente.

Para empezar, Garriga describió la labor sociológica que implicó para sus autores la realización de este libro: “Hacen un análisis de lo que ellos llama el giro a la izquierda o los gobiernos post-neoliberales para ver cuánto cambió de la estructura social de nuestro continente, en qué avanzó, en qué no se avanzó, y tienen algunas conclusiones interesantes”.

Sobre este giro a la izquierda, que ellos ubican a principios de este siglo, dicen que los países que mejoraron algunos indicadores no fueron sólo los gobiernos de izquierda, hubo avances en educación, salud e ingresos que fue del continente entero, es decir, no hay una distinción entre el carácter de cada uno de esos gobiernos”, agregó el columnista.

Uno de los aspectos centrales que destacó el sociólogo fue el despliegue comparativo entre los datos del presente respecto a mediados del siglo XX, donde se puede apreciar que aumentó notoriamente la esperanza de vida, que en 1950 era de 51 años y que ahora está en un promedio de 75, así como también la disminución de la fecundidad, ubicada casi la mitad de donde se encontraba hace 50-60 años.

En contraposición al impacto de las políticas que modificaron la expectativa de vida y la tasa de natalidad, señaló que “otros indicadores que han mejorado se refieren al sistema educativo, algo que ya en los 90 se veía en todo el continente, un aumento en la cantidad de años de la escolarización, principalmente entre los jóvenes, que ahora se profundizó, pero que no obedece a esta ola de gobiernos progresistas sino que ya venía de antes”.

A modo de conclusión, Garriga explicó que “lo más interesante sobre las conclusiones a las que llegan los autores es cuando responden a la siguiente pregunta: ¿Aumentó la desigualdad en América Latina en estos años de gobiernos progresistas? Ellos dicen que más que aumentar la desigualdad, lo que hubo fue una disminución de la exclusión, esto lo podemos ver en que, por primera vez en su vida, millones de personas, sobre todo mujeres, tuvieron algún tipo de ingreso, aunque sea básico, lo cual disminuyó la pobreza, pero no achicó la desigualdad”.

Escuchá/descargá la entrevista completa: