Chelo Candia: dibujar una idea

Desde Fiske Menuco en Rio Negro, el artista visual Chelo Candia trabaja la comunicación desde sus expresiones artísticas e ideas políticas.

A mi me interesa comunicar, de la manera que sea. Y justamente cuando me propuse este camino de comunicar me encontré con que la carrera de comunicación social era mi territorio y no tanto una carrera de Bellas Artes, porque no me interesaba tanto el tema de perfeccionar mi técnica o en algunas cuestiones que tiene que ver con el arte. Con las bellas artes, que ni siquiera deberían ser bella” aclaró Chelo Candia, artista visual rionegrino. “Por eso cuando pude hacer radioteatro, hice radioteatro. Cuando puedo hacer historietas o escribir, lo hago. O bueno metiéndome en la redes, en la idea de comunicar. Así que comunicar un mensaje es lo que yo siempre quiero tratar de hacer. Y elegí algunos caminos: el muralismo, la historieta y la ilustración”, detalló en comunicación con Una Amiga Imaginaria.

Si bien Chelo aclaró que “el hecho mismo de ponerse a pintar en una pared en una vereda si que es una acción quizás política, pero también tenemos que mirarnos a nosotros mismos y saber que no todos los muralistas pretendemos una acción política (...)” Señaló que “son caminos y todos los caminos creo que son necesarios y dignos. Pero no voy a caer en decir que somos todos iguales porque no, a algunos no les interesa”.

En este sentido, el dibujante rescató que: “yo utilizo bastante recursos también del cómic, de la historieta. Si vos me preguntas de todos los medios que te has comunicado, cuál es la mejor para mi, es la historieta. (...) Porque creo que tiene formas de comunicar que son muy gráficas, rápidas y sintéticas y como que hay un lenguaje universal ahí. Por ejemplo, las onomatopeyas, los globitos, la viñeta, la secuencia. Todo eso tienen mis murales: son narrativos, se leen de izquierda a derecha, tienen una historia y a veces hasta aparecen los globos. Entonces, todo eso lo pongo en función de dar ese mensaje que yo quiero dar, bien básico para que cualquiera que pase lo pueda entender, tiene que entender lo que uno está proponiendo en la calle porque no son para nosotros, son para los otros, son para la gente que pasa”.

Griten!

Tras la desaparición de Jorge Julio López, el 18 de septiembre de 2006, Chelo comenzó a sentir “una sensación de que no estábamos en las calles”, “ sentí, y después lo corrobore, que era general”. De esta idea se propone “dar vuelta el concepto del desaparecido”. “Me pareció interesante decirle a todos que López, que Julio, nos miraba y nos decía que los desaparecidos éramos nosotros. Era como un piñón, un dale ‘loco levántate, ponte las pilas’. Esa idea de que López nos diga a nosotros que no desaparezcamos me pareció interesante  (...) No existían las redes en ese momento, esto yo lo mande por mail a 6 0 10 amigos y conocidos militantes. Creo que una amiga me dice que su papá fue secuestrado y asesinado y que lo reenvío a grupos, no se si era directamente HIJOS, pero estaba ahí y ahí explotó. Pero todo por mail, entonces ahí me di cuenta que la gente al compartir esa idea, que yo estaba tratando de sacarse de encima, era un poco una idea generalizada y ahí la historieta se transformó en murales”, contó el ilustrador.

Escuchá/Descargá la entrevista completa: