Comuneros indígenas de Chiapas reclaman intervención internacional para no ser desalojados de sus tierras

Atraviesan una sucesión de ataques violentos donde están involucradas comunidades tzotiles totik del valle mexicano de San Bartolomé de los Llanos. Sospechan que la megaempresa Aquagranjas Dos lagos busca quedarse con 800 hectáreas y que actúa con la complicidad del gobierno.

Foto: La voz de las mujeres Indígenas Tsotsiles  exigiendo paz

La comunidad Colonia Paraíso de Grijalva (Chiapas, México) viene sufriendo ataques vandálicos, siendo robadas e incendiadas sus casas y terrenos y atacados varios de sus habitantes por parte de un sector que pretende que se desplacen de las tierras que ocupan históricamente. Desde el 25 de abril se ha recrudecido una situación de conflicto que afecta y enfrenta a comunidades tzotiles totik del valle de San Bartolomé de los Llanos, en el Municipio de Venustiano Carranza. Esto se deriva de un añejo conflicto que ha enfrentado a comunidades que viven de la explotación tradicional agrícola, ganadera, apícola y pesca para el sustento de sus familias .

“NO ES JUSTO, TODOS SOMOS CAMPESINOS E INDÍGENAS, TENEMOS FAMILIAS EN COMÚN. NOS DUELE FUERTEMENTE LO QUE ESTÁ PASANDO”

Habitantes de la Colonia Paraíso de Grijalva, miembros de la Alianza de comuneros tzotziles de San Bartolomé de los Llanos solicitan ayuda para que intervengan autoridades internacionales, ya que ni el municipio, ni el gobierno departamental ni nacional les han dado respuesta.

En Chiapas está vigente una Ley de Derechos y Cultura Indígena que  prohíbe el desalojo, reacomodo o desplazamientos de las tierras que ocupa una comunidad indígena, “sin embargo las autoridades  responden que son conflictos políticos y no intervienen dejando que el conflicto se agrave “, explicó el comunero Andres Gómez Vazquez en diálogo con De pueblos y caminantes. Con estos ataques sale beneficiada la megaempresa Aquagranjas Dos lagos, que intenta abarcar 800 hectáreas para la explotación de mojarras y lapias. Pretende instalar 1256 jaulas flotantes con una producción de 100.000 toneladas por año, lo cual rompería la economía tradicional que sustenta la vida de esta comunidad agraria.

“Nosotros sacamos la conclusión que el gobierno quiere entregar legalmente nuestro territorio, las aguas que tenemos en el río Grijalva y hace que nos enfrentemos las comunidades del mismo grupo. Quisieron hacer tierra arrasada, atacaron con armas de fuego, mataron a un compañero nuestro y nosotros no tuvimos  más remedio que defendernos, no le vamos a mentir….A partir de allí comenzó  a agravarse la situación…pedimos intervención al gobierno,  por eso tiene  poder la parte judicial pero hasta ahorita…no han  dicho nada. El 25 de abril optamos por la vía pacífica visitando a los organismos no gubernamentales, de Derechos Humanos y la diócesis que están  en el mismo estado de Chiapas para que  medien para  que no haya agresiones entre las dos comunidades. En esto estábamos trabajando pero  el gobierno tiene su mano metida en ese grupo“, agregó Gómez Vázquez.

“El sábado 12 de junio estábamos yendo a los labores en el campo, fuimos agredidos desde las 5 a.m. Hubo cinco largas horas de tiroteo y sufrimiento en  que  nos defendimos. Y volvimos a pedir intervención”, recordó el comunero.

Desde la comunidad solicitan difusión y apoyo urgente y explícito de organizaciones  no gubernamentales y de autoridades nacionales e internacionales para resolver éste conflicto que está desangrando a ambas comunidades. Pueden ser enviadas a la cuenta de Facebook.com/ Paraíso Del Grijalva Totik o a  josemaizchaal@gmail.com

Escuchá/Descargá la entrevista completa