La ley de IVE cumple seis meses: “Tenemos el doble de solicitudes de interrupción que teníamos el año pasado”

Desde el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires cuentan cómo se lleva a cabo la implementación de esta normativa que regula la Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Carlota Ramírez, directora de Salud Sexual Reproductiva del Ministerio de Salud bonaerense, se enlazó por vía telefónica con el aire de Los Mundos Posibles donde se explayó sobre la importancia de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y cómo se viene dando su implementación en centros de salud.

Para empezar, Ramírez destacó que la IVE: “Tiene una importancia muy grande para las mujeres y para las personas con capacidad de gestar que pueden tomar decisiones autónomas y ser ciudadanes de primera, con todos los derechos de cualquier ciudadano o ciudadana, la ley era una deuda de la democracia que está saldada, nos queda el desafío de la implementación”.

Tanto en Buenos Aires como en otras provincias del país vemos que la ley viene a concretar algo que ya estaba legitimado por la sociedad, lo que hizo la ley fue traer tranquilidad a las mujeres que se están acercando a los centros de salud y también traer mucha tranquilidad a los equipos de salud ya que siempre estaba la duda de si es legal, si no es legal, si se puede o no se puede, esto descomprimió muchísimo las barreras”, agregó la funcionaria.

Sobre el impacto concreto que trajo la aprobación de esta ley, la entrevistada dijo que “estimamos que se duplicó la demanda, los números nos empiezan a llegar es que tenemos el doble de solicitudes de interrupciones que teníamos en el mismo periodo en relación al año pasado y para desmitificar algunos de los temores que había se verifica también que el 90% de las mujeres que se acercan para interrumpir su embarazo lo hacen con gestaciones muy tempranas, están dentro del primer trimestre”.

A modo de cierre, Ramírez se refirió a la incorporación de última hora que tuvo el artículo sobre objeción de conciencia en la normativa: “Fue un acierto incorporar la objeción de conciencia porque establece los alcances y las limitaciones para una figura que se venía usando como excusa, la ley marca quiénes pueden ser objetores de conciencia, sólo los médicos que realizan la práctica pueden serlo, no pueden ser los enfermeros, ni los anestesistas ni los camilleros, que consiste en hacer la consejería, explicar cómo es el procedimiento y entregar la medicación, la objeción es a no hacer la consejería ni a entregar la medicación”.

Escuchá/descargá la entrevista completa: