Masonería en La Plata, de club de barrio a élite gobernante

Hagamos un juego: ¿qué es la masonería?: a. una secta satánica; b. un club de barrio; c. una ONG secreta. “En realidad ninguna de estas opciones es errónea y ninguna es del todo correcta”, contó Antonela Mennuto columnista de historias platenses de En Órbita, en un repaso sobre la historia de la masonería en la ciudad. 

La palabra Masón significa albañil y viene justamente desde la edad media, data de la edad media hasta ahora. En realidad, en lo que se basa es en compartir el conocimiento sobre la construcción y la albañilería, que en ese momento no era algo muy común. Los constructores, los que sabían, eran bastante celosos de estos conocimientos, entonces se juntaban entre ellos en lo que se llama las logias”, contó Antonela Mennuto, en comunicación con En Órbita. Con el tiempo, estas logias fueron incorporando personas pertenecientes a otros espacios por fuera de la construcción, sin embargo, su simbología persiste “por eso hablamos de símbolo como la escuadra y el compás, el nivel, la plomada, etc”, detalló.

Pero más allá de eso, en realidad, es una asociación que persigue los mismos principios de libertad, igualdad y fraternidad que surgieron en la revolución francesa y eso se sostuvo a lo largo de la historia. Ellos se definen como una institución iniciática, filosófica, filantrópica y progresista (…) Ellos se llaman hermanos entre sí, tienen tres grados: grado aprendiz, compañero y maestro”, explicó la columnista. Si bien “en 2011 la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos aires elevó un proyecto para declarar a la ciudad de La Plata como emblema de la actividad masónica dando a entender su importancia para la ciudad, con esto me refiero no solo a la cuestión simbólica que podemos ver en los edificios o en el trazado mismo de la ciudad, sino que la actividad masónica tiene bastante peso, incluso hoy por hoy, como institución progresista”, la masonería en la ciudad aún “tiene todo ese velo misterioso que está vinculado también con la persecución”.

Antonela señaló que los inicios de la masonería en la ciudad datan desde su fundación donde de 2500’ masones que había en argentina 500 se encontraban en la ciudad. “Si bien la masonería surge en Francia, España y llega hasta la Argentina, y hasta La Plata con los inmigrantes, es verdad que hay una parte en disputa entre lo que es los inmigrantes, los vecinos, y lo que podría considerarse una especie de élite de la ciudad”, explicó

Dentro de lo que es el país, y la ciudad, el apogeo de la masonería fue entre 1885-1893 y hubo una disputa por ver qué logia se fundaba primero”. la disputa se dio entre dos grandes logias fundantes: “la primera fue Luz y Verdad, que justamente estaba fundada por migrantes, era más una cuestión de laburantes. Dato de color es que uno de los fundadores de esta logia fue también el primer presidente de Gimnasia y Esgrima de La Plata”, explicó la columnista, quien subrayó el rol de militancia que significaba en ese entonces. “Y la otra logia que se fundó es la logia La Plata, y ahí si estaban los funcionarios de gobierno. Esta cuestión más elitista de la que hablábamos. Un dato curioso es que se reunían en el Café París, en el primer piso, que estaba donde hasta hace un año atrás funcionaba la confitería La París. Confitería histórica de la ciudad”.

Los simbolismos masones y su lazo con la numerología están en el trazado de la ciudad, sus edificios y monumentos. Y si bien, no es secreto, un manto de oscurantismo cubre a las logias: “Acá llegamos a lo más escabroso. La realidad es que a la masonería se la asocia mucho con el satanismo. Mi opinión personal es que no es tanto así, sino que la iglesia siempre persigue a la gente más progresista, a la que no acompaña sus ideas y durante mucho tiempo fueron perseguidos, de hecho por esto muchos tienen seudónimos, no se llaman con sus nombre”, señaló Antonela y sgregò que “de hecho tuve la oportunidad de corroborar que, con respecto al debate de la legalización del aborto, se le pidió opinión a la Gran Logia Argentina y, así, de todo”.

Escuchá/Descargá la columna completa: