Los que aúllan son lobos, teatro al expuesto

Es una obra ganadora del concurso Nuestro Teatro Federal que afrontó el desafío de ser producida para ver a través de plataformas, sin posibilidad de encontrarse con el público a la manera tradicional.

Nuestro Teatro Federal es un concurso de obras teatrales, impulsado por el Teatro Nacional Cervantes con la finalidad de estimular a autores y autoras teatral y generar contenidos, en momentos en que los teatros están cerrados. En ese marco se estrenó Los que aúllan son lobos, la obra escrita por Alan Cabral que ya se puede ver desde la plataforma Interactuar y a través de Cervantes Online.

“La obra cuenta la desprotección de la juventud, los abusos y las violencias a las que están expuestos. Un joven que en primera persona narra una serie de crímenes que se explican y se desentrañan como misterios a lo largo del monologo”, explicó en Cacodelphia, Mariana Ortiz Losada, actriz y directora de la obra. La producción fue grabada en el Teatro Municipal de Lomas de Zamora y es protagonizada por Damián Cegarra Anze, Augusto Monk, Julián Riveros y Pablo Szakiel.

“La consigna del Cervantes no era producir un material puramente audiovisual, sino producir una experiencia escénica a través de un registro audiovisual, un desafío muy importante, porque el teatro no entra de ese modo”, dijo la directora lanusense, fundadora de Espacio Disparate. “Había que pensar entonces también en ese lenguaje, así que hicimos una apuesta muy grande también en ese sentido, lo que significó una aventura distinta y un gran desafío para todo el equipo y para mí como directora”, agregó.

"Tiene un discurso potente desde lo narrativo y desde lo audiovisual, por estamos con ganas de lo que vea mucha gente y ver qué les pasa”

Los que aúllan son lobos participó del encuentro De punta a punta, un festival de intercambio virtual de experiencias, materiales y reflexiones sobre artes escénicas, gestado en el marco de políticas de conexión México-Argentina y que fue el "estreno oficial”.

“Para realizar la puesta en escena, partimos desde la pregunta, cuánto teatro puede resistir en este camino, porque nosotros consideramos que esto no es teatro (...) Con el equipo entonces nos propusimos investigar esa configuración del teatro en término de edificio, por eso en nuestra puesta se ve el universo del teatro, los telones, las parrillas, las barras con las luces, las torres de los laterales. Decidimos de ese modo, dejar expuesto al teatro dentro del registro audiovisual, como una señal de resistencia de nuestro laburo que entendemos que ahora está en pausa”, describió.

“Nuestra profesión ha sufrido un embate inédito, por eso para nosotros es importante destacar un acto de política pública tan inclusivo, en un momento tan áspero, donde entendemos que la fuerza del Estado tiene que estar en salvar vidas, y en rescatar la mayor cantidad de recursos para combatir la pandemia. No podemos entonces dejar de agradecer el espacio de laburo y la oportunidad para seguir activos y poder desarrollar nuestra tarea”, dijo a Cacodelphia.

Espacio disparate

Mariana Ortiz Losada es actriz; dirige, escribe, produce y gestiona diferentes proyectos en el campo de las artes escénicas. Además, sostiene – en grupo – una sala de teatro independiente, una compañía de payasas, talleres para niños y niñas desde la óptica de la educación por el arte y una asociación civil con la que integra búsquedas artísticas en el campo del trabajo comunitario.

Foto: https://politicadelsur.com/

Se trata de una sala de teatro independiente, gestada y sostenida por un grupo de payasos y payasas hace más de 15 años que, como todas, sufrió un cimbronazo inmenso”, contó. “En los últimos tiempos se ha hecho difícil sostener el espacio, porque el gasto fijo de una estructura sin el natural movimiento se transformó en algo bravo, pero a partir de distintos lazos y de muchas estrategias diferentes vamos resistiendo la tormenta”, contó. Se trata de un espacio que está muy arraigado en el barrio, así que mucha gente a pesar de la pandemia, siguió participando de los talleres y de ese modo los profes pudieron sostener su medio de laburo dentro de la sala.

Además, Mariana destacó que “en abril nos sumamos a la Red de salas teatrales de la Provincia de Buenos Aires, desde donde gestamos muchos canales de comunicación con los distintos organismos, con quienes compartimos la preocupación y consolidamos un dialogo que fue muy fecundo, en esa militancia encontramos una causa para producir y así seguimos adelante con un proyecto que nos llena de vida”.

Escuchá/Descargá la entrevista completa