Chauvin culpable: jurado plural y decisión unánime

La justicia declaró culpable al ex policía Derek Chauvin por el homicidio de George Floyd. La pluralidad del jurado que tomó esta decisión, sumada a la condición de hacerlo bajo un criterio de unanimidad, marcaron no sólo un revés para la historia de los Estados Unidos sino también un ejemplo a imitar.

Román De Antoni, abogado y magíster en DDHH que se desempeña en la Defensoría de Casación de la Provincia de Buenos Aires y es parte de Asociación Pensamiento Penal, se enlazó vía telefónica con el aire de Los Mundos Posibles donde expuso las claves necesarias para dimensionar la importancia que tuvo este juicio para la trama histórica de los Estados Unidos, y el por qué es necesario tomar notas de la pluralidad que se buscó a la hora de integrar un jurado.

Chauvin fue juzgado por un jurado integrado por una pluralidad de personas de diferentes razas -seis mujeres blancas, tres hombres negros, dos mujeres mestizas y una mujer negra-, esto es interesante porque el hecho se produjo en Minneapolis, una ciudad del estado de Minnesota que está integrada por una pluralidad de personas de diferentes culturas, razas, orígenes que el jurado supo representar, teniendo una mirada diversa desde distintas perspectivas sobre cómo sucedieron los hechos que tuvieron connotaciones raciales muy fuertes”, destacó De Antoni.

A continuación, se refirió a la importancia de la unanimidad del jurado, condición excluyente que se empezó a establecer en la historia reciente de los Estados Unidos, tras largos años de tensiones raciales que dejaron a este criterio en suspenso: “Cuando se estudia cómo se fueron modificando los jurados se observa que se elimina la unanimidad en un momento puntual de la historia que tiene que ver con brutales campañas racistas”.

De Antoni citó el caso del Estado de Luisiana -que recientemente volvió a adoptar el criterio de unanimidad del jurado- para graficar cómo se fue dando este proceso de marcha y contramarcha judicial: “Cuando aparecieron leyes a favor de las minorías, las elites blancas empezaron a presentar resistencia, a finales del siglo XIX se hizo una reforma constitucional con el objetivo de garantizar la supremacía , fue la campaña racista mas brutal de la historia de los Estados Unidos, como los afrodescendientes empezaban a integrar los jurados, las elites blancas no podían condenar a los negros entonces reformaron la constitución, sacaron la unanimidad para la condena y exigieron 9 votos 12 y ese modelo de mayoría de voto se fue expandiendo por otros estados”.

La mayoría de votos se popularizó no sólo en otras regiones de los Estados Unidos sino que se expandió hacia otros países. Buenos Aires fue una de las provincias argentinas que adoptó este criterio, no obstante De Antoni considera que tienen un modelo digno de destacar: “Acá se exige unanimidad para aquellos delitos que requieran cadena perpetua, para los que requieren penas temporales, se exigen 10 sobre 12 votos. En materia de conformación de jurado lo único que se exige es 6 hombres y 6 mujeres, pero nuestra legislación no discrimina sobre la clase social”.

A modo de conclusión, el entrevistado subrayó la evidencia aportada por distintos estudios empíricos que se han realizado sobre casos similares a este: “Estas integraciones de jurados plurales hacen que las discusiones sean más ricas en términos de discusión, las pruebas se discuten más, hay mayor deliberación, las personas que tienen discusiones con personas que pertenecen a otra comunidad salen más satisfechas y pueden adquirir otras perspectivas, cuando hay connotaciones raciales como en el caso de Floyd, la comunidad acepta más la decisión que toma un jurado plural”.

Escuchá/descargá la entrevista completa: