Loreta Neira Ocampo, música y periodismo

La música y periodista chilena realizó un repaso por su carrera y destacó la importancia de percibir la sensibilidades del medio y la música.

Loreta Neira Ocampo compone música desde los 10 años y llegó a la Argentina en 2009 para estudiar música. Hasta 2014 trabajó de moza hasta que renunció escapando de la monotonía, “me puse a buscar trabajo como redactora y ahí entre a trabajar en lugares como IndieHoy, Revista Nan, en la fundación Mercedes Sosa. Empecé a agarrarle la mano a escribir y siempre viendo música, yendo mucho a La Plata a escuchar música en vivo, a escribir reseña de conciertos”, contó en comunicación con En Órbita.

Llegué a vivir ahí en el 2009 cuando tenía 18 años, no conocía nadie así que iba a la plaza Dorrego y ahí conocí a mucha gente loca, muchos personajes. Me encanta ese barrio, me parece lo máximo. Como les contaba estuve trabajando harto tiempo en ese café. Ahí también es la Fundación, ya no sigue trabajando en ese lugar pero tambien estaba ahi. Es un barrio que es hermoso, muy cultural, muy abierto, con mucha gente, un poco demente entonces muy entretenido”, contó la periodista quien destacó el trabajo de a Fundación Mercedes Sosa: “ fue un lugar muy lindo al que llegue por la música, por estar buscando que más puedo hacer”.

Siempre, igual, cuando escuchaba un disco o iba a conciertos, escribía para mi ciertas cosas hasta que decidí, bueno lo mando y capaz a alguien le gusta. Tuve buena recepción de todos los lugares donde lo mandé, así que ahí empecé a trabajar”, detalló la música quien también integra la banda Helado Infinito, junto al platense Víctor Borgert, quienes se encuentran preparando su tercer disco. 

En 2020, debido a la pandemia, Loreta comenzó también a trabajar como prensa de diferentes bandas de la mano de Pitucardi quien presentaba su disco Carita, “le tengo que agradecer que me abrió un poco esa puerta y ahí empezó a llegar más gente y más gente y ahora estoy bastante dedicada a esto”. En este sentido la redactora contó que “escribir para que otros lean sobre otra música que no es la mía, lo vengo haciendo desde el 2014 y creo que no me resulta tan difícil, porque por lo general elijo trabajar con cosas que me gustan (...) es una actividad muy bonita el ponerse a escuchar algo y empezar  a bajar un poco a tierra que es lo que te pasa con algo tan abstracto con la música, como una canción (...) hay que bajar a tierra ciertos detalles técnicos, detalles creativos y eso me resulta muy interesante, entretenido y estuvo re buena esa primera experiencia”.

He estado en ese lugar, en el lugar de música que quiere difundir algo, que quiere que llegue a más gente. También conozco como esas ansiedades que hay en ese proceso. Trato de ser consciente como de ambas partes: de la parte de los medios, que es lo que quieren recibir, como lo quieren recibir; y también de la parte de los músicos. Con mucha gente que he trabajado me han dicho que han tenido malas experiencias con gente de prensa, justamente por esto mismo, porque algunos agentes de prensa o algunos agentes de medios, no tienen la experiencia de hacer música entonces de repente las sensibilidades son muy diferentes. Creo que es muy importante, por lo menos para mí, el haber estado de los dos lados”, explicó. 

Escuchá/Descargá la nota completa: