El Festival Perdido, en busca de la memoria del cine

En el invierno de 1981, en el entonces Municipio Urbano de La Costa, aconteció el primer Encuentro Nacional de Cine, organizado por un grupo de jóvenes periodistas de la localidad. La periodista e impulsora del encuentro, Laura Haimovichi, junto a la abogada Silvina Tettamanti Otamendi, proponen una “expedición arqueológica a este festival perdido”.

Entre el 17 y 19 de julio de 1981 se desarrolló el Primer Encuentro de Cine Nacional. El Festival Perdido, “es un proyecto en construcción. Empezó buscando huellas de este festival que Laura organizó 40 años atrás; que existió, aunque hubiera parecido imposible en semejante escenario, contexto, época del año donde el invierno es duro y en esa época no había gas así que la estacionalidad era la garantía de concurrencia; y sin embargo, se hizo en tres localidades: en San Clemente, en Santa Teresita y en Mar de Ajó, con exhibiciones a sala llena, con mesa de debate sobre cine, sobre la censura”, explicó Silvina Tettamanti Otamendi. “En esa época, el partido de la costa, era un refugio para mucha gente y de hecho para algunos de nosotros lo fue”, agregó Laura Haimovichi, quien con 19 años impulsó y organizó el encuentro.

Laura llegó a la costa con un grupo de amigos periodistas luego de enterarse de la búsqueda de redactores por parte del naciente diario Pionero. Al llegar el invierno decidió poner en juego su gusto por el cine nacional. ”Creo que fueron tres cosas que confluyeron: primero que el gobierno del municipio de la costa, si bien era de facto, era civil, eso creo que fue una cuestión primordial; lo segundo, creo que fue el empujón del diario Pionero, que fue un diario que pretende por lo pronto poner una cierta resistencia por más que no fue contrario a lo que se habló en ese momento, pero de alguna manera se gestó con esa idea; y tercero las personas adecuadas, que fueron estos periodistas jóvenes que llegaron con la idea de, no solo hacer periodismo, sino de algún tipo de resistencia cultural. no se olviden que ellos venían de la jungla”, explicó Silvina, quien también trabaja en la APDH.

Ante la inminente llegada del invierno y con el apoyo del diario, Laura viajó a Buenos aires a organizar el encuentro. Para cuando el evento llegó “éramos unas 60 personas en esta delegación de artistas”, contó Laura, “fue Lucas Demare, el director de la Guerra Gaucha; el guionista de la película, Ulises Petit de Murat; su protagonista femenina, Amelia Bence. Estuvo Aída Bortnik, que fue la guionista de la Historia Oficial, después miembro de la academia de Hollywood; estuvo Lita Stantic, productora de María Luisa Bemberg, acaso la primera feminista de nuestro cine; estuvieron Simón Feldman, director de cine; Ricardo Willicher, Oscar Barney Finn, Oscar Barney Finn, Graciela Dufau”, enumeró la periodista entre otros nombres de artistas que participaron del festival. “También participó gente que representaba de alguna manera la voz gremial de un cine amordazado, de una época donde existía un ente de calificación que censuraba y cortaba, literalmente las películas con tijera, porque aparecían escenas que tienen erotismo o escenas políticas”, agregó.

El Festival perdido propone buscar las huellas que den testimonio de este encuentro. Para esto, Laura y Silvina cuentan con el apoyo de la municipalidad de la costa y han hemerotecas y diferentes archivos para encontrar material que van volcando en sus redes. “Han pasado cosas, la verdad, que maravillosas. El nieto de Lucas Demare, que se dedica al cine pero vive en México, gracias a las redes sociales apareció y está colaborando de alguna manera con nosotras. El hijo de Eliseo Subiela, que en aquel momento pre estreno en este encuentro de cine su ópera prima: La Conquista del Paraíso, también se comunicó con nosotras”, compartió Laura, “estamos dosificando el material porque no queremos tirar todo de una, nos parece un proyecto interesante, nos gusta y queremos ir compartiendo de a poco y creciendo junto a las personas que se vayan plegando”, agregó.

Quienes quieran colaborar o poseen material de archivo, pueden comunicarse con ellas a través de su cuenta de instagram o a través de facebook. “En esta búsqueda arqueológica, cada pequeño testimonio que podamos encontrar es una joya que vamos a saber valorar”.

Escuchá/Descargá la entrevista completa: