En pandemia, 9 de cada 10 trabajadoras afirma que debe interrumpir sus tareas laborales para resolver improvistos del hogar

La colectiva Entramadas presenta el informe Teletrabajo, cuidados y trabajo doméstico. Un acercamiento a lo que sucede “tras las bambalinas".

Fotografía Marina Zanetti

La colectiva Entramadas llevó a cabo un estudio a partir de encuestas a feminidades con personas a cargo, en el cual las investigadoras se preguntaron cómo estaba afectando en sus vidas cotidianas la emergencia sanitaria.

En el trabajo Teletrabajo, cuidados y trabajo doméstico. Un acercamiento a lo que sucede “tras las bambalinas” fue realizado por las investigadoras Carolina Delia Barbenza (Antropóloga- UBA), Mariela Fernanda Pinza (Lic. Sociología- UBA) y Marina Ayelén Zanetti (Lic. Sociología-UBA). Este trabajo busca “comprender dónde estamos paradxs, y hacia dónde todo parece indicar que vamos. Entender cómo se pone en juego la falsa dicotomía entre lo privado y público, de cara a los cambios surgidos a partir de la pandemia; romper - (re)significar en la práctica como acto mismo la conformación de las familias como estructura y roles”.

Entramadas se conformó con el objetivo de poder intercambiar saberes, experiencias y producir informes que puedan dar cuenta de un trabajo en red interdisciplinario.

En el estudio identificaron que el teletrabajo pasó a ser la modalidad que adquirieron muchos trabajos y que antes eso surgieron nuevos interrogantes en función de la relación de las personas, sus empleos y las tareas cotidianas. Pusieron eje en que quienes realizaban actividades laborales, también eran las encargadas de las acciones de cuidado en los hogares, corroborando la desigualdad entre géneros a la hora de afrontar estas últimas.

El estudio contó con la respuesta de 110 mujeres e identidades no binarias con personas a cargo. El total de las encuestadas residen en zonas urbanas y el 94% de las encuestadas se concentra en los distritos de Ciudad Autónoma de Buenos Aires (37,3%), Buenos Aires (28,2%), Córdoba (16,4%) y Neuquén (12,7%).

El 55,5% de las personas consultadas manifestaron trabajar más horas que de forma presencial, mientras que el 25,5% manifestaron trabajar el mismo tiempo que en el modo presencial, y solo el 17,3% manifestó que trabajaron menos horas que en el modo presencial.

Esta nueva forma de trabajo también trajo dificultades y las respondientes manifestaron que las interrupciones por motivos familiares y domésticos, los problemas de conectividad y la falta de concentración constituyeron dificultades concretas para la realización de las tareas laborales.

Algo que también pudieron develar a partir del análisis de las encuestas que es independientemente de si el cónyugue trabaja afuera o no, las mayores tareas de trabajo doméstico recayeron en las mujeres o femeneidades que contestaron las encuestas.

Casi 9 de cada 10 trabajadoras debe interrumpir sus tareas laborales para resolver improvistos del hogar aunque 3 de cada 10 vivan con una pareja con quien compartir las tareas de cuidado que también trabaja desde el hogar”, comentan las autoras en el informe.

Escuchá/Descargá la entrevista completa