Suna Rocha, una mujer con voz de paisaje

La cantora repasó el repertorio que integra Veinteveinte, su último trabajo discográfico nominado a los Premios Gardel, contó sobre sus nuevos proyectos musicales y literarios y recordó la relación de amistad que mantuvo con Atahualpa Yupanqui.

Veinteveinte (Acqua Records, 2020) fue grabado y editado en plena “penitencia planetaria” explicó la cantora Suna Rocha. Incluye once temas de raíces diversas para cuyas versiones convocó como productora y arregladora a Marian Pellegrino, “una talentosísima música, que hizo los arreglos y la producción de este disco y además tocó la guitarra y el bajo”. El nuevo trabajo llega con aires renovados cuatro años después de la edición de su anterior material dedicado a la obra de Raúl Carnota y está nominado a los Premios Gardel. “Siempre es un incentivo estar nominada, es un premio a la dedicación y al trabajo (...) Y en este caso, sobre todo por Marian Pellegrino, a ella le debo este nuevo sonido que hacía mucho tiempo estaba buscando”, dijo en diálogo con Cacodelphia.

“Yo necesitaba sonar de una manera más acorde a estos tiempos, para llegar a otra franja de público, no solo a los que ya me escuchan, y de ese modo poder, digamos, agrandar el espectro”, agregó.

El nuevo material está integrado por un variado repertorio donde la artista tulumbana, incorporó sonoridades y obras provenientes de diferentes vertientes musicales. Gustavo Cerati, Marta Gómez, Lisandro Aristimuño, Paula Neder, Ricardo Vilca, Inés Bayala son algunos de los nombres que abarca el repertorio elegido.

A Gustavo Cerati, lo conocí cuando hacíamos ´Grito en el cielo´ (un proyecto musical ideado por Leda Valladares, donde entre otros participaron León Gieco, Federico Moura, Pedro Aznar y Fito Páez) y desde entonces siempre me preguntó cuando le iba a grabar un tema, y por cumplido yo solo respondía, ya te voy a grabar. Nunca pensé en realidad que algún día iba a grabar un tema de Gustavo y, en este disco finalmente grabé Corazón delator, y me gustó mucho hacerlo”, contó. “Hay mucha gente joven que escuchó y le gustó la versión y eso me pone feliz, porque me doy cuenta que puedo abarcar otros sectores de la música popular”, dijo dando cuenta de su permanente búsqueda poética y musical. “Por eso no grabo un disco por año, porque doy vueltas, escucho mucho y de ese modo voy sacando los temas que realmente estoy convencida de grabar”, sumó.

“Me gusta proponer y dar a conocer temas nuevos. Así fue que grabé a Jorge Marziali y a Jacinto Piedra, antes que nadie, un tipo tierno, encantador y muy amiguero, un gran artista Jacinto, al que conocí mucho. Vi nacer temas de ellos, de Víctor Heredia y de Raúl Carnota que después tomaron una proyección nacional”, repasó.

Desde Tulumba, norte cordobés, donde reside actualmente, la artista contó también sobre un proyecto literario que la tiene muy ocupada. “Se trata de un libro que hice hace mucho tiempo y que se llama Así es mi tierra donde a través de varios intérpretes de la música y de la composición de Argentina repaso las distintas zonas musicales de nuestro país”, contó. Eduardo Falú, Horacio Guarany, Leda Valladares, don Sixto Palavechino, Marcelo Berbel, Antonio Tormo, Ramón Navarro, Pancho Cabral, Jorge Marziali, Omar Moreno Palacios, son algunos de los nombres que aparecen contando, cada uno de ellos su lugar y su geografía.

Se trata de unos libros que se distribuyeron de manera gratuita en todo el país, y que se transformaron en material de estudio y de enseñanza en los colegios, de manera que me pareció bueno volver a editarlo”, expuso.

“Sería un sueño cumplido para mí, si puedo transmitir a las nuevas generaciones, todo lo que aprendí en mi vida”

De manera no inocente, en sus contactos con la prensa la cantora va dejando nombres de cantores, compositores, poetas y pensadores nacionales. “Yo me formé con tipos como Osvaldo Guglielmino y Jorge Bolívar, que realmente me dejaron cosas dentro mío, que tienen que ver con mi con mi idioma, mi paisaje, mi geografía, con mi identidad, que siempre va conmigo. Porque no puedo ser otra cosa que eso, soy una mujer con una voz de paisaje”, dijo.

"Yupanqui me honró con su amistad"

Suna Rocha debutó en octubre 1981 en el programa Tiempo de Folklore conducido por el locutor y periodista Hernán Rapela en Canal 9 de Buenos Aires. “A través de Eduardo Spinassi, Hernán me tomo una prueba en la vereda y luego de eso por primera vez cante en televisión”, recordó, “de ese modo, hace cuarenta años, comencé en el canto de manera profesional”.

“Yo estuve al lado de un maestro y vaya que maestro, don Atahualpa Yupanqui. Aprendí a escucharlo, porque se aprendía con Yupanqui. Trataba de no interrumpir ese verbo maravilloso que tenía para decir, para hacerte pensar, reflexionar, un verdadero maestro, un sabio, un lector empedernido fue Yupanqui, un hombre que te transportaba a la maravilla con su hablar, con su verbo. Tengo cartas suyas memorables”, contó.

“Tú nunca me invitas a un concierto tuyo, me dijo una vez y le dije no tata no lo invito, porque le tengo miedo a su crítica y quizá ese temor hizo que las interpretaciones de su obra llegaron después de su muerte”, explicó.

Escuchá/Descargá la entrevista completa