#MeToo y una espiral silenciosa

The Morning Show se sumerge en la pregunta de qué pasa una vez que se denuncia a una figura pública por abuso sexual. Asimetría laboral, tolerancia sexista y cultura del silencio aborda esta serie que nació al calor del movimiento Me Too.

A pesar de que es una serie sobre comportamientos sexistas y agresiones sexuales en el ambiente laboral, es fundamentalmente una historia de qué pasa cuando eso ocurre en la farándula o en lugares políticamente muy comprometidos o muy poderosos”, detalló Victoria Scotto en El Verano Prometido. “Toda la serie esta atravesada por el mismo problema que es lo que llaman la cultura del silencio: qué pasa cuando hay un varón muy poderoso en un ambiente de trabajo que hace mas o menos lo que se le canta, incluso cuando eso representa acoso, abuso sexual, abuso de poder, en ciertos contextos y demás, mientras el resto mas o menos lo disculpa porque ‘bueno, el es así’", agregó.

Me Too, parte del contexto en que surge esta serie, es el nombre de un movimiento iniciado de forma viral como hashtag en las redes sociales. Surgió en octubre de 2017 para denunciar la agresión sexual y el acoso sexual, a raíz de las acusaciones de abuso sexual contra el productor de cine y ejecutivo estadounidense Harvey Weinstein.

La cultura del silencio también se sostiene en esa gran cantidad de gente que está ahí y no dice nada”, señaló Victoria y amplió: “cuando alguien la rompe hablando de lo que esa persona hace, y todo el mundo se da cuenta de que es inaceptable, hay una situación que desde un ojo muy absolutista podría ser hipócrita, porque puede decir: ¿me vas a decir que vos no sabías nada de lo que estaba pasando? Pero una cosa es no querer preguntar y otra cosa es enfrentarse ante un testimonio de alguien que está delante tuyo”, como le sucede al personaje interpretado por Jeniffer Aniston.

En este sentido Victoria destacó que “un elemento característico de la cultura del silencio” es que “la gente que está en la cúpula del poder, ya sea del medio de comunicación, de la industria de cine, la figuras que emplean estos abusadores o acosadores saben lo que están haciendo. Es decir, aquellas personas que efectivamente podrían tomar represalias contra estos varones saben lo que estos varones hacen y no solo los apañan, sino que hacen control de daños”. Es decir, emplean diferentes estrategias para no alterar el status quo ya sea de forma coercitiva o a través de dinero. 

A través del matiz de los personajes, The Morning Showpone en foco lo que hay que poner y es que el problema no es la relación sexual entre dos adultos que consienten. El problema es el abuso de poder, el problema es el abuso sexual, el problema es el abuso. El problema no son los vínculos humanos, el problema es cuando una persona hace uso de su posición de poder para hacer lo que quiere avasallando a la otra persona”, concluyó.

Escuchá/Descargá la entrevista completa