Preventiva a Buzzato: “Sabe muy bien qué pasó con Clara Anahí”

Sábado 21 de septiembre de 2013

Entrevista a Chicha Mariani, Asociacion civil Clara Anahí.

El juez federal de La Plata, Manuel Humberto Blanco, procesó con prisión preventiva a Néstor Buzzato, un ex policía de la Provincia de Buenos Aires, por su participación en el ataque a la casa de calle 30, y por el secuestro de Clara Anahí Mariani Teruggi, de tres meses. En comunicación con “Rap a la mañana”, "Chicha" Mariani, denunció el pacto de silencio entre militares y policías que participaron en el operativo donde secuestraron a su nieta.
Escuchar
Buzzato se había fugado y fue capturado por la Prefectura Naval el 17 de agosto último en Gualeguay, Entre Rios. Durante los Juicios de la Verdad, el ex policía había declarado que Clara Anahí sobrevivió al bombardeo. Luego, negó lo dicho. “Estuvieron allí, han visto todo pero niegan algunas cosas. Nos enteramos que saben que la nena salió viva, ahora se ha comprobado totalmente eso con la declaración de un conscripto de aquella época”, afirmó María Isabel "Chicha" Chorobik de Mariani, quien denunció una vez más el “pacto de silencio y encubrimiento” que desde hace casi 40 años veda el re encuentro con su nieta.
 “Este señor Buzzato miente, como miente (Cecilio) Gómez –quien por la misma causa que Buzzato fue detenido en 2012- y como mienten todos, pero sabe muy bien qué paso con Clara Anahí. Lo importante es que hable y lo diga”. “Se ha inventado de todo y esta gente sigue encubriendo”, dijo "Chicha" en relación a las distintas versiones que lanzaron los represores. “Camps dijo que la nena había muerto, o que no estaba en la casa, o que estaba con mi hijo en España, que fue asesinado en agosto de 1977”.
El ataque a la casa de calle 30
El 24 de noviembre de 1976, el general del Ejército Argentino, Ramón Camps; el director general de Investigaciones de la Policía Bonaerense, Miguel Etchecolatz y otros agentes, estaban subidos a los techos que lindaban con la casa ubicada en calle 30 entre 55 y 56 de La Plata. Entre ellos también estaba Néstor Buzzato, que con otros agentes de la policía “iban caminando y arrastrándose por los techos de la casa lindera y llegaron hasta tres metros de la casa donde vivían mis hijos”, narró “Chicha”. La casa era el objetivo de un operativo conjunto de fuerzas policiales y militares: tenían el dato certero de que allí funcionaba una imprenta de la organización política Montoneros.
“Estoy convencida que fueron sabiendo que los iban a matar, no iban a tomarlos prisioneros. En la esquina de 31 y 56 estaba la morguera (unidad de traslado de fallecidos), los llamaron desde antes que empezara el operativo”, detalló la fundadora de Abuelas y quien también preside la Asociación Anahí.
Diana Teruggi y Daniel Mariani vivían en la casa junto a su pequeña hija. Daniel se encontraba en Buenos Aires cuando Diana fue asesinada junto a otros cuatro compañeros de militancia: Daniel Mendiburu, Juan Carlos Peiris, Roberto Cesar Porfidio y Oscar Bossio. De la casa destrozada sólo salió viva la beba de tres meses. Su papá, fue asesinado al año siguiente. 
En el juicio por el Circuito Camps, en octubre de 2011, Elsa Pavón, Abuela de Plaza de Mayo, dijo: “No es cierto eso que dicen estos señores, a Clara Anahí la sacaron envuelta en un paño blanco y la llevaron al auto de Juan Fiorillo (otro ex policía)”.
Por su parte, el juez federal Blanco, que sigue la causa que investiga a Buzzato también está a cargo de la causa por la desaparición forzada de Jorge Julio López, ocurrida en 2006. En declaraciones recientes, y cuando se cumplen siete años de la desaparición del testigo clave contra los represores del Circuito Camps, Nilda Eloy, ex detenida-desaparecida y querellante, reveló que Blanco había recibido un Habeas Corpus en octubre de 2006 desde la Defensoría del Pueblo de la Nación pero nunca lo incluyó en la causa. Los organismos de Derechos Humanos denuncian la paralización de la investigación que luego de siete años no develó a ningún responsable.

 Escuchar

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.