Represa en el Río Nahueve: “Quieren imponer una idea de progreso sin consulta”

Emiliano Zamudio, parte de las Asambleas del Agua del Norte Neuquino, contó que la obra en el Río Nahueve es el primer proyecto de más de 20 represas que se quieren hacer en la cuenca del Neuquén.

Foto: Neuquenweb

Este proyecto multipropósito de represa hidroeléctrica entiende muchas aristas que están escondidas porque responde a intereses del gobierno, de empresas, de capitales externos (...) Una de las demandas más fuertes que hay es la falta de comunicación con los pueblos que se ven afectados por estos proyectos que traen una idea de progreso que no es consultada con nadie. Vienen y quieren imponer una idea de progreso sin consulta”, contó Emiliano Zamudio en el aire de Futura en Casa.

El proyecto de la represa se sitúa sobre el cauce del Río Nahueve y afecta a los pobladores de la comunidad de Los Carrizos, así como también comunidades originarias de la cuenca y sus espacios ancestrales. “El gobierno no quiere reconocer que están tirándose sobre ese espacio. También es cierto que estas empresas que tienen intereses para hacerla tienen toda la posibilidad mediática para poder construir una idea: criminalizar a los compañeros y compañeras de la asamblea como diciendo que los asambleístas mentimos, confundimos a la gente”, detalló Emiliano.

Esta criminalización se dio a raíz de la decisión de la asamblea de presentar un recurso de amparo firmado por los pobladores. Al no obtener respuesta se decidió hacer un acampe en tierras pertenecientes a la familia Sepúlveda, parte de la asamblea, de forma indeterminada. En este marco, a mediados de octubre se dio lugar a una orden de desalojo pedida por una integrante de la familia que no compartía la decisión de los hermanos que autorizaron el acampe. Esto derivó en una fuerte represión.

Se vieron tan afectados por esos días de acampe, por cómo repercutió y como estaba llevándose la lucha, que no les dio otra que mover el aparato judicial, mover el aparato represivo, para desarticular esta lucha legítima”, señaló Emiliano.

En la represión actuó la policía local de Villa Nahueve y el Grupo Especial de Operaciones Federales GEO, una unidad que está preparada para actuar en misiones de contraterrorismo y antinarcóticos. “Estaban cazando, salieron a cazar a los asambleístas y a querer desarmar toda esa lucha que está creciendo”, retrató el activista y señaló que en la toma había infancias y personas mayores. En la represión hubo 14 detenidos a los cuales se les imputan cargos por desobediencia a la disposición de la ASPO y usurpación de terrenos, que fueron levantados hace pocos días. "Tienen todo el aparato del poder político y judicial que hacen lo que quieren y ahí es donde a uno mas bronca le da. Porque un recurso de amparo que fue presentado hace más de un mes y medio se dilata, porque ese recurso de amparo con la firma de pobladores ya da la posibilidad de que se frene la represa y no se hace. La justicia por una denuncia de una persona que manda un mail, que está apoyada por diferentes personas del poder político, en 5 horas reciben la denuncia y la fiscalía manda a reprimir a los compañeros”, reflexionó Zamudio.

En este marco, resaltó que los jueces que debían reveer los cargos se declararon incompetentes y “las causas están abiertas, están todavía vigentes. Los compañeros no se pudieron acercar a la zona y ahí estamos en ese sentido continuando. Porque ahora ya no es solo la lucha por el no a la represa, sino también por la no criminalización de la protesta”.

Escuchá/Descargá la entrevista completa