Ataques al Cusam: “La educación es una amenaza para la lógica de las cárceles”.

Continúa la escalada represiva hacia el interior de las unidades penales. En las últimas semanas se registraron incendios en dos centros universitarios del Servicio Penitenciario Bonaerense. Denuncian falta de políticas públicas a largo plazo que ayuden a cambiar la mirada punitivita.

Lalo Paret, referente del Centro Universitario CUSAM de la Unidad N°48 de José León Suarez, se enlazó vía telefónica con el aire de #FuturaEnCasa donde manifestó el estado de ánimo general que se palpita luego de los incendios producidos en los centros universitarios de la Universidad Nacional de San Martín (CUSAM) en la Unidad 48 de José León Suárez y de la Universidad Nacional de La Plata (CEU) en la Unidad 31 de Florencio Varela: “Nos encontramos con mucha voluntad de retomar el horizonte que se parió acá desde el momento en que se crea el CUSAM, si bien siempre estuvo latente esta tensión con algún sector de las fuerzas de seguridad, este proceder por parte de algunos cuadros del Servicio Penitenciario nos hace considerar que ese adentro de la cárcel en parte no difiere de la cuestión estructural del afuera, afuera el control de la calle lo tiene la Policía y adentro es igual

Acá construimos una lógica y creamos un nuevo paradigma en el marco de la igualdad del derecho al estudio tanto con los trabajadores del Servicio Penitenciario como con los detenidos y claramente ese proceso atenta contra una lógica establecida, arcaica, con respecto al modelo punitivo de cómo podría ser una cárcel en un tiempo de tanta descomposición social”, manifestó Paret a la hora de poner en palabras de qué se trata el trabajo que realizan desde el Cusam, un espacio que entiende a la educación como un derecho garantizado para todas las personas que son parte de la población carcelaria.

¿Qué es mejor un policía que piense o un detenido que reflexione?”, se pregunta Paret mientras denuncia que las cárceles representan un negocio para “algunos grupos minúsculos que tienen intereses muy marcados, muy propios y muy mezquinos que tienen este tipo de reacción”, y señala que “la educación es una amenaza para esa lógica”.

De cara al futuro, el vocero de Cusam señaló que lo que se vive dentro de las cárceles no dista mucho de lo que pasa fuera y que “para revertir los grados de descomposición social en los que vive la sociedad argentina hay que pensar, por lo menos, en 60 años y hay una clase dirigente que no está dispuesta a pensar de acá a las elecciones que viene, ahí solamente nos queda fortalecernos en que hay que construir poder popular para repensar toda la estructura no solamente del Estado sino también de la sociedad misma, de resolver cómo queremos vivir porque hay una dirigencia que no lo tiene claro”.

Escuchá/descargá la entrevista completa: