Una mirada política sobre Marte

Sólo en el universo de la ciencia ficción es posible imaginar cómo un fantástico viaje a este lejano planeta deviene en crítica a la argentina de fines del siglo XIX o a los albores de la revolución rusa.

Matías Esteban,escritor, docente y agitador literario,se enlazó vía telefónica con el aire de #FuturaEnCasa donde compartió sus conocimientos en materia de ciencia ficción, reseñando dos de las obras más sobresalientes que toman por escenario el enigmático planeta rojo para deslizar una mirada crítica de su tiempo y espacio: la novela Viaje maravilloso del señor Nic-Nac publicada por el escritor argentino Eduardo Ladislao Holmberg en 1875 y la película soviética Aelita, la reina de Marte de 1924.

Sobre Holmberg, Esteban señaló que es precursor de la ciencia ficción en Argentina y uno de los primeros a nivel mundial en escribir sobre un viaje a Marte. El autor utilizó este marco fantástico para desplegar una crítica social al agitado momento político que atravesaba el país por aquel entonces:  “Nic Nac está cruzado por el humor, un humor muy inocente, que es también distinto de lo que podemos encontrar en otro tipo de obras del género fantástico y de ciencia ficción de esta época, es un humor que roza la sátira, el autor utiliza este viaje a Marte, donde se encuentran con una civilización parecida a los humanos, que le sirve para criticar la época en la que vive, me parece muy significativo que de alguna forma se ilustre el espíritu argentino desde este lugar y de esta forma, Nic Nac además de ser una historia de ciencia ficción tiene esto que refiere a lo satírico y a la crítica social que es muy típico de lo que fue el siglo XIX y las practicas de la literatura de esa época”.

En cuanto al filme soviético, el columnista explicó que se trata de una cinta muda, lanzada un tiempo después del triunfo de la revolución donde estaba muy presente la ideología dominante de esa región donde se “cuenta el viaje a Marte de un ruso, una persona que logra una comunicación con ese planeta y tiene que viajar hacia allá, y lo curioso es que en Marte se realiza la revolución socialista, lo que llama la atención son los diseños de vestuarios, unos diseños increíbles que los hizo una artista constructivista que se llama Alexandra Eckster, unos diseños y formas bien a la manera del expresionismo, fondos y escenografías descentradas, cruzadas de distintos tipos de planos”.

A modo de cierre, Esteban resumió sobre Aelita: “Lo interesante del tema ideológico es que los personajes que viajan de la Tierra a Marte quieren rescatar a los oprimidos y la reina Aelita primero los acompaña y luego los traiciona, hay una forma de mostrar la revolución y el tema de ser traicionado por aquellos que son la oligarquía y las clases dominantes que es muy vivido, hay un mensaje muy potente con respecto a lo social y a las luchas, parecería que estamos ante un cine de aventura pero no, esto es otra cosa, obviamente es este tipo de cine soviético que tiene que ver con la divulgación de las ideas, de tratar de aleccionar al pueblo”.

Escuchá/descargá la primera parte del informe:

Escuchá/descargá la segunda parte del informe: