Bolivia: "Ha sido una victoria contundente"

Anibal Urquieta, referente nacional del MAS afirmó que las primeras tareas serán "revertir el estado calamitoso de la economía para lo que se va a dar un bono contra el hambre y se crearan políticas públicas para recuperar el empleo".

Mientras que el Órgano Electoral Plurinacional de Bolivia carga los últimos datos de las elecciones del domingo 18, ya comienzan las comparaciones con respecto a los resultados de las elecciones del 2019. En comunicación con Radio Futuro, Anibal Urquieta, coordinador de candidatos nacionales durante la campaña del MAS, afirmó que "hay muchos departamentos donde hemos incrementado la votación, en algunas áreas rurales hemos arrasado prácticamente. Ha habido conciencia del voto popular y creemos que en algunos sectores importantes de clase media progresista hemos remontado. En general en todo el país hemos aumentado"

Antes de las elecciones varios funcionarios como el Ministro de Gobierno Murillo o candidatos como Luis Camacho habían afirmado que no iban a permitir que el MAS vuelva a gobernar. Por esta razón, había temor en el Movimiento de que la derecha no reconociera el triunfo electoral. Urquieta habló del clima que se vivió hasta el domingo: "el propio Murillo había dicho que habían comprado armas, eso era una amenaza directa al pueblo boliviano. El domingo mientras esperábamos los resultados un contingente de policías fueron a nuestra casa de campaña dispersó a nuestros militantes. Eso es amedrentamiento, hasta el ultimo momento este gobierno de facto ha tratado de silenciarnos. Han sido tremendos estos meses".

Urquieta se refirió a las violencias contra el pueblo boliviano durante el golpe de Estado y habló particularmente del caso de la ex alcalde de Vinto, Patricia Arce: "Lo que le pasó a Patricia no le tendría que volver a pasar a ninguna mujer, fue un extremo de la extrema derecha en Bolivia. Ahora ella va a ser representante en la Asamblea Legislativa Plurinacional. Durante esos días del golpe hubo una marcha multitudinaria de mujeres humildes que fue interceptada por la llamada 'juventud cochala', que no era más que el brazo armado del ministro Murillo, y fueron golpeadas salvajemente. La justicia tiene que actuar, somos respetuosos de que cada órgano haga su trabajo, la justicia deberá hacer su trabajo y llegar hasta el final."

Finalmente Urquieta afirmó que hay mucha alegría en Bolivia: "el pueblo boliviano ha recuperado la esperanza, el camino de la construcción de la estabilidad económica y social".

Escuchar/Descargar la entrevista completa