The boys: de mercenarios y héroes sin capa

La serie pone en crisis el imaginario del superhéroe convencional e introduce la posibilidad de una justicia impartida por personajes más terrenales.

Matías Esteban, docente, escritor y agitador literario, se enlazó vía telefónica con el aire de #FuturaEnCasa donde explicó que The boys es una serie dramática basada en el comic del mismo nombre de Garth Ennis y Darick Robertson que “trata de un mundo donde existen los superhéroes, una idea dentro de lo convencional, pero en este caso, estos superhéroes tienen un lado corrupto de índole malvada, no solamente corrupto y malvado a la manera binaria de los buenos y los malos, no, acá se muestran hacia fuera como personas positivas, heroicas pero tienen un lado oscuro, muy violento, de una corrupción enorme”.

La tira es una crítica al mundo de los superhéroes típicos, una parodia, pero no se queda solamente en eso. Según lo señala Esteban la serie es brutal y polémica porque “estos superhéroes se agrupan en una suerte de Olimpo, y por debajo están los muchachos, que son personas sin poderes, sin ningún tipo de atributo supe heroico, que han sido víctimas de las conductas irresponsables de los superhéroes, la serie refleja lo que sufre el ser humano común por este tipo de conductas”.

La serie no es solamente eso, si no estaríamos ahí en una cosa bastante liviana y yo no estaría acá hablando de esto, porque este grupo de superhéroes está contratado, es la imagen de una empresa multinacional, una mega corporación dedicada al entretenimiento que oculta los errores de estos superhéroes para seguir generando ganancias sin importale ningún tipo de moral”, destacó el columnista a modo de cierre.

Escuchá/descargá la primera parte del informe:

Escuchá/descargá la segunda parte del informe: