Los delirios de Laiseca

Una expedición al territorio de Los sorias, la novela más reconocida del autor donde supo explotar a fondo su genialidad y su particular sentido del humor.

Matías Esteban, escritor, docente y agitador literario, se enlazó vía telefónica con el aire de #FuturaEnCasa donde compartió sus conocimientos en torno a Los sorias (1998), la novela distópica de 1400 páginas que consagró al escritor de terror y ciencia ficción Alberto Laiseca (1941-2016). A modo de síntesis, el columnista expresó que  “Laiseca es ese tipo de autores que con presentar cualquiera de sus obras tranquilamente ya estamos hablando de Los sorias y de toda su obra, un recorte de su obra es parte de todo, él siempre está escribiendo para la misma obra pero no por esto se trata de un autor aburrido, al contrario, hay algo de cierta originalidad y de obsesión en esa forma de producir”.

La novela aborda el conflicto bélico pujante entre las dictaduras de Soria, Tecnocracia y Unión Soviética, tres países imaginarios que existen en un futuro distópico donde el protagonista, llamado Personaje Iseka, atraviesa una serie de desencuentros con los cohabitantes de una pensión, situada en un punto limítrofe entre los tres lugares antes mencionados, que serán el punto de partida para ensayar distintas miradas propias del autor en torno a la política, el arte, la religión, el sexo y la ciencia, entre otros.

Los sorias es una novela que para el lector o la lectora que encare la odisea de leerla va a encontrarse con que es un mamotreto bastante importante, es un texto muy largo, dicen que es la novela más larga de la literatura argentina y también la más pesada, Laiseca cuenta que la pesó y pesa casi dos kilos y medio, es un libro que ya de por sí cualquiera que lo quiera leer se va a preguntar cuándo terminaré de leer esto y así establece una especie de relación sentimental con  el objeto”, destacó Esteban como uno de los elementos distintivos de este trabajo.

Sobre el tono narrativo de su escritura, el columnista lo describió como una especie de humor delirante, dijo que el propio autor definía su literatura como realismo delirante: “Su originalidad te desacomoda, la literatura de Laiseca es un encuentro con lo inesperado, un encuentro con algo que uno no esperaba ahí, en Laiseca se encuentran imágenes inesperadas y aparte de eso un comentario. por ejemplo él en muchos casos apela al dialogo coloquial, por ahí se está leyendo algo muy elevado y lirico y de repente el narrador te dice si no le gusta vayasé, hay un encuentro con ese tipo de frases delirantes”.

Con un extenso catalogo de novelas, cuentos y poemas publicados, Laiseca también tuvo un paso por televisión como intérprete de narraciones terroríficas en I-Sat y al frente de un consultorio amoroso en el programa Cupido. Dedicó los últimos años de su vida a la tutela y el acompañamiento de diferentes escritores que lo visitaban en el Hospital Británico de Buenos Aires.

Escuchá/descargá la primera parte del informe:

Escuchá/descargá la segunda parte del informe: