Lactancias desde el deseo

Del 1 al 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia. Este año bajo el lema "Apoyar la lactancia materna para un planeta más sano". Natalia Richat, Médica Pediatra, y Andrea Neira, Licenciada en Obstetricia y partera, explican los beneficios de la lactancia humana.

Esta bueno correr el foco y poner un poco más de perspectiva de género. Focalizar también en el deseo de las mujeres y de la capacidad que tenemos de decidir cómo gestar, cómo parir y cómo alimentar a nuestros hijes. En eso está el amamantarlos o no. Quizás está bueno cambiar esa visión, ese paradigma, observar más desde el derecho que tenemos de decidir sobre nuestro propio cuerpo”, explicó la pediatra Natalia Richat en el aire de Futura en Casa, vinculando el deseo con la lactancia.

Con todo esto de que si no amamantas sos mala madre, si no tenes un parto natural sos mala madre, la realidad es que hay millones de manera de ser madre y no tiene que ver solamente con sí amamantaste o no amamantaste. Esto es primero, dejar en claro que lo más importante es que la mujer es la que pone el cuerpo y ver cual es su decisión y su deseo”, amplía la obstetra Andrea Neira

A través de un comunicado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) resaltó la importancia de respetar los tiempos de la lactancia, no solo en su prolongación sino desde el primer momento de vida del niñe. “Seguramente un niño o una niña que nace y se le respeta la primer hora de vida, lo que se llama "la hora de oro", donde ese bebé o esa bebé puede conectar con el cuerpo de la madre. Con el piel a piel. El mismo puede enseñarle a esa madre cómo no sufrir tanto en el amamantamiento, pueda acercarse y comenzar por su reflejo de succión al nacer, comenzar solo con la lactancia. Lo que tenemos que replantearnos es, desde el sistema de salud, como respetar esos tiempos que no se pueden manejar desde el afuera sino que el propio cuerpo, la propia cuerpa”, sostuvo Natalia revalorizando “ese contacto que ya se sabe por muchos estudios científicos, y no científicos, que genera muchos movimientos tanto en el bebé como en la madre”.

Por eso, “el parto respetado contempla no solamente los derechos que tiene la mujer a transitar ese proceso, sino también todos los procedimientos que se realizan en el recién nacido cuando nacen”, señaló Andrea. Y agregó que respetar los tiempos de lactancia contribuye “con el neurodesarrollo de ese bebé, con la colonización bacteriológicas que es muy importante”, es decir ”que el bebé se colonice las bacterias de la mamá y no de la institución (...) el bebé nace estéril y necesita colonizarse”.

En este sentido, Natalia señala que esa colonización que se da en el primer vínculo de la lactancia “es lo que determina nuestra microbiota bacteriana, nuestra flora intestinal, de la que hoy tanto se habla y de la que sabemos que está muy afectada por la alimentación actual que recibimos los seres humanos. Entonces no es solo el vínculo, sino también un montón de cuestiones que tienen que ver con enfermedades crónicas de la adultez”. Por eso no se trata de entender el parto, la lactancia y los vínculos como un solo factor “sino que es multifactorial, positivamente, si se realiza desde el respeto y desde estas cuestiones que ya son ley y a veces cuesta que se aplique”.

Este año se resaltó a nivel mundial la importancia del acompañamiento en la lactancia tanto social como profesionalmente. “Es importante siempre tener el acompañamiento de algún profesional de la salud que pueda acompañarnos. Existe el rol de dula, de puericultura, pediatras que trabajamos la puericultura o algunas parteras que pueden acompañar ese proceso de crianza más colectiva”, indicó Natalia, que además trabaja en el Centro de Salud Comunitaria Tekó Porá desempeñando esa tarea.

La persona gestante no debe criar sola. Estamos en una sociedad muy individualista últimamente. Y volver a la tribu, volver a estar en contacto con mujeres de la familia, armar una tribu de personas gestante que también estén amamantando. Poder compartir las lactancias hace normalizar, sentirse acompañadas. También hay mujeres que quizás por algún motivo no tienen leche, o les cuesta mucho al principio amamantar y en ese proceso tranquilamente una amiga o alguien podría ayudar”, agregó Andrea y destacó: “Importante que la mujer se sienta segura y confiada de que lo puede hacer y para todo ese proceso lleva un tiempo, en alguna personas, lleva un tiempo amamantar”. Por eso el acompañamiento es fundamental. 

Escuchar/Descargar la entrevista a Natalia Richat, Médica Pediatra, y Andrea Neira, Licenciada en Obstetricia y partera: