Ana Basualdo y sus crónicas trascendentales

En su columna semanal, Gabriela Pesclevi repasó la obra de Ana Basualdo e invitó a detenerse en su libro El presente (Sigilo, abril de 2020) que reúne crónicas que escribió ante de su exilio entre la década del 60 y 70 para la revista Panorama.

"Desde hace unos años, Ana Basualdo era un interrogante que tenía a cuenta. Resulta que Ricardo Piglia, hace relativamente poco dirige una colección de libros en el Fondo de Cultura Económica que se llama Serie del Recienvenido -donde llega a sacar 13 títulos- donde aparecen revisiones de obras de otros momentos de la historia de la literatura argentina, como libros de Jorge Di Paola, Miguel Briante, Norberto Soares, Germán García. En esta serie aparece Ana Basualdo en el año 2012, para mí una completa desconocida", señaló Gabriela. Allí se publica Oldsmobile 1962, cuentos de Basualdo y único libro de ficción de la autora. "Me gustó mucho cómo construía las composiciones (...) me dejó una sensación preciosa el repertorio de cuentos y los lugares visitados por ella", agregó y señaló que es una pieza "mítica".

Ana Basualdo nació en Buenos Aires y vive en Barcelona. Se formó como periodista en el semanario Panorama. En 1975, tuvo que exiliarse a España, en donde trabajó en las revistas Triunfo, Destino, El Viejo Topo, Vogue y en los diarios El País y La Vanguardia. En la actualidad, publica sus crónicas en la revista barcelonesa La Maleta de Portbou. 

Este año, la editorial Sigilo presentó El presente, que recopila por primera vez una selección de sus crónicas, las primeras escritas para el semanario Panorama a principios de los 70 y otras que escribe ya en España, la última –sobre un bar en Barcelona como dinámica social– firmada antes de ayer. "Es un trabajo vertebral en la obra de Ana Basualdo, este libro la define por completo. Ella nunca se puso en el lugar de la escritora, pero sí en el de la cronista, de la artesanía del periodismo", señaló. Además, resaltó que en las crónicas hay investigación y una apertura total a la voz de cada una de las personalidades que retrata.

"estas notas tienen el vigor, la naturalidad y la importancia de lo que es trascendente, más allá de su actualidad"

El presente es un recorrido por épocas, lugares y personalidades muy distintos como Leonardo Favio y Amy Winehouse, Antonio Di Benedetto y Pablo Iglesias, la quinta de San Vicente y las confiterías de Buenos Aires. "Ahora encuentro una maravilla (esa palabra también la usa para presentarse la editorial). Hablo de un repertorio de crónicas para no perderse, pero también esta cuestión: las notas para Panorama ¡esa revista! Me sigo dando manija con algunas historias que vienen de antes. Panorama otra vez. De mis preferidas: Ada Falcón en Salsipuedes, el camp en Argentina, la perturbadora, incluso costosa historia de la Logia Anael, espiritismo peronista. ¡Meterse con ellos y ellas! ¡Qué notas! 1971/ 1973. Y las de Favio, las dos con la trilogía en blanco y negro. De su estancia en Barcelona varias, la reflexión de cómo hacer una crónica después que el personaje en cuestión muere, el prólogo a Enrique Raab, que conocí vía la querida María Moreno. La hermosa charla con Di Benedetto y todo lo que se va borrando. Un epílogo, una larga conversación con Edgardo Dobry y un carnet de periodista con ella, divina. A Blakie, la escuché la semana entera", expresó.

Escuchá/Descargá la entrevista completa