Rocío Recorder, una película sobre la memoria adolescente

Nahuel Lahora, uno de los realizadores de este film y organizador del Festifreak, dijo que esta producción nos invita a ver “el pasaje de la adolescencia a la adultez o del abandono de esa edad y también de desarraigo de la infancia”.

Esa película es de la infancia de nuestra producción”, contó Nahuel Lahora en el aire de Futura en casa. Rocío Recorder nació 7 años antes de su estreno en 2013, como un ejercicio para la carrera de cine en la Facultad de Artes de la UNLP. “Un trabajo práctico que fue creciendo y en el que fuimos un poco rotando los roles, no estaba tan definido ni qué iba a ser el trabajo. No sabíamos que iba a ser un largo, en ese momento pero se empezó a volver muy interesante y nos quedamos trabajando con ese material hasta que se concretó la película”, repasó Nahuel.

Estas coordenadas son fundamentales para entender la idea que el film retrata: “son un poco el retrato de una adolescencia que no es nuestra, pero que construimos desde nuestra perspectiva y poniendo los recuerdos de nuestras propias adolescencias, mezclándolas con las de nuestros compañeros”. Una adolescencia “con cierto desapego con el futuro y una necesidad de aferrarse un poco a una infancia que se proponía como un lugar más seguro que lo que venía cerca del 2000”, retrató Nahuel y agregó que “quizás la parte más argumental tiene su estructura en esta idea de la larga despedida”. Esto tiene que ver con que la protagonista, Rocío es una joven que ha ganado un beca y está a punto de abandonar su ciudad natal rumbo a Alemania. En la víspera recorre los lugares de su infancia, visita a sus amigos, ensaya un ritual de despedida, intenta sobre todo capturar en su memoria una imagen fiel de su juventud, tan fuerte que sea para siempre.

La Plata, una ciudad a puro cine

Nahuel es parte de la organización del FestiFreak, uno de los cuatro festivales de cine que se organizan en la ciudad junto a el festival de cine latinoamericano FesaaLP, el festival REC perteneciente a la UNLP, y Otra Ventana realizado en el centro social y cultural Olga Vázquez. En la ciudad, además, rescata la existencia de las salas del Cine Select  y Eco Select donde se realizan diferentes ciclos y ofertas audiovisuales, “son salas que están para eso. Esta buenísimo que se usen y que todos los cinéfilos de la ciudad nos apropiamos de esos espacios, pidamos que haya programación y, sobre todo, que vayamos a ver las pelis” ya que “hay un montón de ofertas realmente a nivel local. Pero la verdad que en el interior, cuando uno sale de la ciudad de La Plata, que es una ebullición tremenda, es muy pobre la oferta y sobre todo para estas producciones independientes, son muy difíciles los circuitos”. Con respecto a la distribución también resaltó que “si no haces una reposición en alguna muestra dedicada a cierto año, cierta producción, es muy difícil que estas películas se vean. Y después están los repositorios digitales y los sitios como MUBI, como CINE.AR, que también están buenos, pero es un embudo que difícilmente tengas espacio si no la peleás mucho y la gente se interesa por tu obra”.

Escuchá/Descargá la entrevista completa