Relatos para viajar en el tiempo

Una guía básica para rastrear la temática del desplazamiento espacio/temporal en la literatura mundial, un pequeño paso para sumergirse en el complejo universo de Dark.

Matías Esteban, escritor, docente y agitador literario, se enlazó vía telefónica con el aire de #FuturaEnCasa donde hizo un repaso por las obras más sobresalientes de la literatura que han abordado los viajes en el tiempo, particularmente las que incluyen un artefacto que posibilite el desplazamiento temporal, y lo conectó con la popular serie Dark, que acaba de estrenar su tercera temporada en Netflix.

Para darle comienzo a este recorrido, Esteban señaló un episodio bíblico como el primer precedente en desarrollar la cuestión: “Los viajes en el tiempo tienen una tradición dentro del relato popular, siempre han existido, incluso el apocalipsis de San Juan en la Biblia podría ser mencionado como una especie de viaje en el tiempo en esa cueva donde está este profeta que escribe un libro y que tiene una revelación donde ve el futuro, esto sucede en varios otros relatos tradicionales de hadas y mágicos”.

Las máquinas recién aparecen en el siglo XIX, ahí se empieza a pensar historias de viajes en el tiempo donde interviene una máquina, un artefacto, un mecanismo que posibilita el desplazamiento de un viajero temporal, tengo el dato que hay una novela española de fines del siglo XIX de Enrique Gaspar y Rimbau que uno de sus personajes tiene una caja de metal que le permite viajar en el tiempo”, continuó Esteban en su recorrido antes de listar a  La máquina del tiempo (1895) de H.G. Wells, El jardín de los senderos que se bifurcan (1941) de Jorge Luis Borges y Todos ustedes zombis (1959) de Robert Heinlein, como otras piezas fundamentales dentro de una guía de lectura esencial para comprender los viajes en el tiempo de la ciencia ficción.

Al momento de dar una idea sobre Dark, explicó que “la serie está sostenida por ideas que tienen que ver con cierta consistencia de los viajes en el tiempo, que si existirían, estaríamos dentro de ciertas concepciones del tiempo, que podrían ser varias, en principio tendríamos viajes en el tiempo a través de un agujero/gusano lo que permite viajar en el tiempo y en el espacio de manera acotada porque no se podría viajar más allá de la máquina que provoca, es una especie de lugar estático”.

En la serie hay una cueva escondida en una ciudad donde uno podría viajar al pasado treinta y tres años después pero no puede hacer un viaje posterior a ese año, es un pasaje a ese año y es un pasaje estático, y después dentro de la misma serie aparecen otras formas de viajar en el tiempo, como agujeros negros y máquinas para viajar en el tiempo, se ponen en juego un montón de formas de viajar en el tiempo”, destacó Esteban a modo de síntesis de esta serie que suma records de audiencia a la vez que propone una gran complejidad para comprender los saltos temporales de su trama.

Escuchá/descargá el informe completo: