Perú: Cuando la cuarentena no alcanza

El 11 de marzo se declaró en Perú la emergencia sanitaria. El 16 de ese mes ya estaba declarada la cuarentena. Sin embargo, el país se encuentra en una situación crítica: varios hospitales de la provincia de Trujillo ya no tienen espacio para atender a pacientes y se estima que esta semana no se contará con oxígeno para los respiradores. Daniel Badenes analizó las causas y consecuencias de esta situación.

Si bien el país andino fue uno de los primeros en decretar una cuarentena temprana en la región, hoy por hoy se encuentra en una situación crítica. “Si ponemos una mirada más relativa y proporcional, por ejemplo, en el dato de muerte por millón de habitantes Perú es el país que está en el segundo lugar, en el primer lugar está Chile (...) días atrás el dato era 337 muertes por millón de habitantes en Chile, 332 en Perú, Brasil está tercero con 315 por millón, un poco menos que Perú. Pensemos que México tiene 248, Argentina solo 36, Uruguay 8. Estamos hablando de Chile, Perú y Brasil como países que tienen 10 veces más muertos por millón de habitantes que Argentina”, señaló el periodista Daniel Badenes en el aire de Futura en Casa.

Para pensar cómo se llegó a esta situación, Daniel retomó los puntos de análisis propuestos por María Belén Herrero y Marcela Velardo en un artículo realizado para Ediciones ASPO. Tres factores son determinantes para esta situación: “uno es el de las políticas, desde el negacionismo al estilo Bolsonaro o Trump a las cuarentenas estrictas, donde incluyen a Perú; otro factor es el tiempo en el que se tomaron las medidas, el paso del tiempo; y otra es las características de los sistemas de salud con el que cada país pudo hacer frente a la epidemia de Covid-19”, puntualizó.

Si bien Perú tomó medidas sobre el asunto a tiempo y hoy se encuentra con una cuarentena focalizada, tanto su sistema de salud como el acompañamiento de las medidas económicas no fueron suficientes. “Se calcula que la tasa de empleo informal es del 71% , esto es más de 12 millones de personas por día que están en una situación en la que si no salen de la casa para trabajar no tienen ningún medio de subsistencia”. Esto implicó el surgimiento de los nuevos caminantes, migrantes internos que se movilizan a pie entre ciudades por la falta de estabilidad económica o la necesidad de tratamientos de salud. “El drama de los caminantes no solo añadió mayor gravedad a la situación de muchos peruanos dispersos por el mundo buscando ser repatriados, sino que lamentablemente facilitó la movilidad del virus hacia distintas y diversas regiones y zonas rurales”, señaló Badenes y recomendó el artículo al respecto realizada por la revista peruana El Ojo Zurdo

Para pensar cómo estos dos fenómenos se conjugan en un país que se encuentra en transición política hacia un cambio de gobierno, nos invita a repensar la nota testimonial realizada por la socióloga e investigadora Anahí Duran Guevar titulada “No saldremos mejores: pandemia, crisis, amor y muerte en Perú”. A partir de su experiencia personal, la autora plantea cómo el sistema de salud no solo está colapsado sino que solo es posible recibir atención médica si se tiene el respaldo económico. Esto se vincula con la categorización privada que recae constitucional y socialmente sobre el área, creando a su vez negocios satélites en torno a la salud. 

"Me pareció un caso muy particular el de Perú, porque en general pensamos en esta tríada que decían estas epidemiologas: el tiempo, las medidas de cuarentena y las medidas de salud. En general es muy evidente que los países que han tomado medidas de cuarentena están mucho mejor. Bueno, Perú es la excepción ¿y por qué es la excepción? Por los años de neoliberalismo (...) tiene que ver con esos años de consolidación de un sistema profundamente  neoliberal que nadie ha podido discutir, ni desarmar”, concluyó.  

Escuchá/Descargá el informe completo