Que el racismo no sea pandemia

Hay entre 215 y 220 trabajadores senegaleses en La Plata, muchos son vendedores en la vía pública. A principio de este mes decidieron volver a trabajar ante la necesidad de contar con ingresos para ellos y sus familias. “Que el Racismo no sea pandemia” dicen los carteles que la coordinadora migrante utilizó en la última protesta realizada por la detención de un trabajador senegalés.

Cheikh Gueye, referente de la comunidad senegalesa de la ciudad, contó los perjuicios que trae la emergencia sanitaria para los trabajadores y explicó que, rara vez, Control Urbano resuelve las problemáticas que se dan en la calle. “Siempre cuando hacen el operativo solicitan el acompañamiento de la policía. Y la policía lo hace mal, porque si vienen a acompañar a Control Urbano para que hagan su trabajo es para que no haya quilombo. Pero ellos no solo se limitan a eso sino que hacen actos violentos, actos racistas. Qué es lo que ve la gente en la calle”, detalló. 

Nosotros estamos como todos, llevamos dos meses, desde el 20 de marzo hasta hace una semana estábamos todos respetando la cuarentena. Pero también para respetar la cuarentena hay que tener algo para comer, igual para ser sinceros no nos podemos quejar porque recibimos mucha ayuda. No es la ayuda del Estado, sino de gente voluntaria, de asociaciones”, resaltó el vendedor en relación con el acompañamiento que tienen por parte de organizaciones como el  colectivo de abogados La Ciega, o la asistencia alimentaria del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL). Sin embargo remarca que “no estamos acá para que comamos nosotros solos sino también pensamos siempre en la familia que tenemos allá, que tenemos la necesidad de mandarles algo para que coman ellos también”.

A principio de este mes trascendió la noticia de una fuerte represión sucedida en 7 y 46 hacia trabajadores ambulantes que se encontraban trabajando en el centro. Del operativo participaron más de 50 efectivos y terminó con Mbacke Ndaw, trabajador senegalés que llegó este año al país y no maneja el español, detenido en la comisaría primera de La Plata. Luego de tomarle declaración y de que organizaciones de derecho humanos junto a sus compañeros pasaran la noche en las puertas de la comisaría, Ndaw fue liberado. 

Si bien los actos racistas y de odio están en la mira pública internacional desde el asesinato de George Floyd en Minneapolis el pasado 25 de mayo, Cheikh rescata que “esto viene desde hace tiempo. Desde que estamos, vivimos con esto. Pero siempre también estamos pensando en por qué estamos acá, que es mejorar económicamente nosotros y ayudar a la familia que dejamos en Senegal. De ánimo estamos como siempre, como todos los días: nunca vamos a perder la esperanza de que llegue el día de que mejore todo”.

Escuchá/Descargá la entrevista completa