Pensar un mundo de cárceles vacías

A la catarata de fakenews sobre liberación masiva de presos, el Gobierno de la provincia responde con el anuncio de ampliar el número de plazas para alojar detenidos ¿Qué hay más allá de la presión periodistica y la demagogia estatal?

La conferencia de prensa que brindó el Gobernador Axel Kicillof marcó un nuevo contrapunto en el debate sobre las condiciones de vida en las que se encuentra la población carcelaria de la provincia de Buenos Aires. Acompañado por los ministros de Seguridad y Justicia, Sergio Berni y Julio Alak, anunció reformas de infraestructura en distintas cárceles de la región para la creación de 1.350 nuevas plazas.

El anuncio se produce en medio de un contexto atravesado por la viralización del reclamo de medidas preventivas que se llevó a cabo en Devoto y el descontento de algunos sectores del periodismo frente a la iniciativa que tomó el Poder Judicial para descomprimir el hacinamiento carcelario, otorgándole su libertad a 2.200 detenidos que habían cumplido su pena y, dentro de esa cifra, beneficiando con prisión domiciliaria a unos 600 que están dentro de la población de riesgo. La medida busca evitar que se dispare el contagio de Covid-19 hacia el interior de las unidades penitenciarias donde las condiciones de encierro están afectadas por la sobrepoblación, que duplica largamente la cantidad plazas, y la falta de un sistema sanitario eficiente.

El equipo de la edición matutina de #FuturaEnCasa, compuesto por Juan Delú, Daniel Badenes, Candela Reinares y Francisco Altamiranda ofreció un análisis de la situación que comenzó con una breve reseña de la conferencia que dio el Ejecutivo bonaerense: “La conferencia de prensa fue bastante "sensata", se dijo lo que había que decir, se habló un poco de cómo estaban las cárceles cuando las recibió esta gestión: hacinamiento, deuda con los proveedores, problemas en el sistema de salud carcelario. Hicieron mucho eje en eso, y la lectura que hizo el Gobernador es que este tema fue agrandado y fogoneado por algunos sectores”.

Frente a la cuestión de la política en sí misma, salir a decir que van a ampliar las plazas como respuesta a la discusión mediática instalada, me parece que eso es un mensaje de hay más lugar en las cárceles hoy, por ende más gente entra, por ende los magistrados podrían leer que si más gente entra tratemos de que no salgan las personas porque ahora va a haber más lugar, si bien es una entrada lógica de parte de la gestión de Gobierno, termina dando un poco la razón a quienes están sosteniendo que la justicia está intentando sacar gente masivamente por el Covid-19”, subrayó Delú, brindando otra posible lectura del anuncio oficial.

A modo de conclusión, Badenes reflexionó que “es increíble que nadie imagine la posibilidad de que en algún momento la gente salga de las cárceles, el número de 60.000 detenidos es una bestialidad y si construyésemos cárceles para llegar a esas 60.000 plazas, ¿no imaginamos que el día de mañana pueda haber, por obra del cumplimiento de penas, por obra de mayor inclusión, por obra de la buena política de prevención de delito, nadie imagina la posibilidad de un futuro con cárceles vacías?”.

Escuchá/descargá la entrevista completa:

#FuturaEnCasa