Informe especial: la palabra de Videla

Hasta los últimos días de su vida, sostuvo una postura indeclinable respecto a su papel en la última dictadura militar argentina. Qué pensaba y qué decía la cara visible del genocidio.

Al cumplirse 7 años del fallecimiento del genocida Jorge Rafael Videla, una de las figuras preponderantes que impulsó el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 y que estuvo al frente de la Juntar Militar que reunía a los tres comandantes de armas hasta 1981, el equipo de #FuturaEnCasa integrado por Francisco Altamiranda, Juan Delú y Candela Reinares dedicó unos minutos del aire a reflexionar en torno su figura, de la cual se dijo que “siempre tuvo el repudio masivo de la sociedad argentina, cosa que quizás no ha pasado lo mismo con otras figuras de la dictadura”.

Con el avance de los juicios, empezó una etapa en la cual muchos genocidas empezaron a hablar más, si bien Videla ya había hablado en los Juicios a las Juntas y en algunos momentos posteriores, aprovechando algunas causas judiciales en las cuales eran convocados para ser indagados por sus delitos de lesa humanidad, empezaron una cuestión más reivindicativa y militante y ahí muchos tomaron el camino de hablar, reivindicar, y otros tomaron el camino de buscar la forma de zafar de las causas judiciales, supongo que Videla supo que no iba a zafar nunca más y por eso tomó otro camino”, señaló Delú en alusión a las numerosas declaraciones que el militar acostumbraba realizar en el marco de los diferentes procesos judiciales que debió afrontar por los numerosos crímenes contra la humanidad que se le imputaron y por los cuales debió cumplir condena.

La mesa de periodistas destacó dos elementos que fueron una constante en el discurso de Videla en los años posteriores a la dictadura, el primero de ellos era  “decir que no respetaba al tribunal que lo juzgaba porque no era el que tenía que juzgarlo, o sea que no le daba legitimidad porque él ya había sido juzgado y no podían volver a juzgarlo”, y en segundo término que él se consideraba a sí mismo como “el único responsable, y que todos los demás siguieron mis órdenes, como para sacar y deslindarle responsabilidad” a sus subordinados.

Por último Delú se refirió a los dichos del genocida acerca de la figura del desaparecido, al cual caracterizó como un daño colateral dentro de toda guerra: “Videla dice que en toda guerra hay desaparecidos, claro que una cosa es si en una guerra hay un enfrentamiento y en el medio de la acción hay cuerpos que no se encuentran, y otra cosa es un desaparecido en el sentido que una fuerza policial, para-policial o militar secuestro a alguien y lo escondió a propósito, son dos cosas totalmente diferentes cuando se decide y se planifica matar gente y esconderla para que nunca más nadie la pueda recuperar”.

#FuturaEnCasa