Sivo, el abogado que enfrentó a la patota nazi de Mar del Plata

Aprovechando que se liberó el documental El Credo en internet, hablamos con uno de sus protagonistas: César Sivo, el titular de la querella en la causa que llevó a juicio a ocho jovenes que profesaban ideas supremasistas y atacaban a las minorías en La Feliz.

El doctor César Sivo, representante de la querella en el juicio contra la banda de jóvenes neo-nazis que atormentaban a la ciudad de Mar del Plata, se enlazó vía telefónica con la primera emisión de #FuturaEnCasa donde explicó cómo se involucró en esta causa impulsada por la Asamblea por una sociedad sin fascismo y que culminó con diferentes condenas de prisión efectiva para los implicados: “Intervine representando a Lucas Vaima, que era una de las victimas concretas, para quienes hayan visto algunas fotos del juicio, es el chico que está de cuclillas con las cabeza ensangrentada, pero por supuesto que estaba representando a todo el colectivo, el problema es que en ese expediente, Lucas se presentó de manera individual al principio de todo. Yo intervine recién para el juicio oral, no había intervenido en la instrucción, y lo que nosotros no podíamos hacer era lograr la representación de todo este colectivo que además tampoco tenía una personería jurídica, o sea, lo que tenían era la voluntad de estar unidos, pero en términos legales no tenían una conformación como sociedad civil, había que hacer una legitimación por una de las víctimas y como Lucas se había presentado actuamos en función de él para poder estar dentro del juicio, hacer todos los planteos y por supuesto poder acusar”.

El magistrado también se refirió a la calidad del filme El Credo, donde se retrata todo el proceso judicial, desde sus inicios hasta su desenlace: “El juicio fue realmente muy interesante, El Credo lo refleja acabadamente, el trabajo de los chicos ha sido muy bueno porque logra mostrar todo lo que se vio en ese juicio y todo lo que significó el caso en sí, con cada uno de los protagonistas, lo que se vivía con las victimas y con los allegados a las víctimas, esa sensación que transmitían los imputados de que iban a seguir impunes, que tenían garantizada la impunidad y que luego del juicio todo iba a ser peor para las victimas porque de hecho durante  las audiencias se burlaban de las víctimas, los seguían atacando, nos atacaban a nosotros los abogados, o sea que indudablemente se sentían impunes, El Credo refleja mucho de eso y también esta sensación que teníamos que quizás la suerte iba a ser esquiva para las víctimas y realmente las cosas se dieron de la mejor manera, con la mejor solución”.

Por mi trabajo en derechos humanos tengo conocimiento de los grupos neonazis, los tenía identificados porque tienen una estrecha vinculación con un grupo que estábamos enjuiciando en causas por delitos de lesa humanidad. En el año 75, la Concentración Nacional Universitaria generó muchas muertes, muchos secuestros, muchas torturas pero sobre todo muchos asesinatos, y éste grupo de neonazis tenía alguna vinculación con estos grupos de militares y civiles enjuiciados, tanto es así que reivindicaban públicamente la represión ilegal diciendo que había sido una lucha heroica contra la subversión y también habían hecho algunos actos: por un lado reivindicando a algunos represores, a Pedro Giachino en concreto, Giachino fue el primer caído en Malvinas, que era un torturador en la Base Naval en Mar del Plata, y por otro lado hacían atentados al monumento de Memoria, Verdad y Justicia para mostrar que ellos estaban en desacuerdo con las políticas de memoria verdad y justicia. Los tenia claramente identificados, sabia quienes eran, los veía en acción y cuando me convocaron por supuesto que acepté gustoso porque es parte de mi compromiso moral y ético”, destacó Sivo a la hora de explicar si tenía un conocimiento previo al juicio sobre la actividad de este grupo neo-nazi.

Escuchá/descargá la entrevista completa:

#FuturaEnCasa