El credo: ascenso y caída de los nazis marplatenses

A dos años de su estreno, liberan el documental que narra el histórico juicio a un grupo de jóvenes de ultraderecha que se dedicaba a sembrar el terror en la ciudad balnearia

Alan Sasiain, director del filme El Credo, se enlazó vía telefónica con la mesa de #FuturaEnCasa donde recordó cómo fue que coincidió su interés por la temática con la necesidad de hacer algo cinematográfico: “Vine a La Plata a estudiar artes audiovisuales en la Facultad de Bellas Artes en 2011. Cuando tuve la carrera más avanzada, necesitaba armar un documental, , venía muy atento a qué es lo que ocurría y a lograr materializar un proyecto que se transforme en una película y esta era una historia que yo la tenía muy cercana y había un personaje que se llama Franco Posas, que yo tenía una buena relación con él cuando éramos más jóvenes, en Mar del Plata, del activismo, y él aparecía ya no como un anarquista sino como un facho y eso me hizo decir acá hay una historia, acá hay algo para contar, agarremos la cámara, la grabadora y vamos ya mismo a hablar con toda esta gente”.

El documentalista se refirió al modus-operandi que tenían estos jóvenes adeptos a ideas de corte nacional socialista: “Hubo ataques aislados, hubo mucho de ellos amedrentando en la calle pero los hechos que más demostraban su influencia fue su capacidad para organizarse con la Iglesia católica para enfrentar al Encuentro de Mujeres y la connivencia que tenían con las fuerzas de seguridad, que no solamente se expresó el día del encuentro sino que se expresó en otros hechos de violencia que ellos llevaban adelante y que la Policía, lejos de ponerse del lado de las víctimas, se ponían del lado de los agresores, ellos tenían fuertes relaciones con las fuerzas de seguridad, algunos trabajaban en la base naval, otros en la Policía local, todos con muy buenos vínculos con militares retirados y policías pasados a servicio, todos esos grupos que se manejan en la sombra del poder y que son el nicho reaccionario en los cuales se apoyaban para hacer política”.

Sasiaian explicó que ellos se definían a sí mismos como “patriotas, católicos, creyentes, decían que eran una organización no gubernamental de trabajo social, que eran una especie de asociación civil dedicada al apoyo en orfanatos, y patriotas, así se presentaban en sus actividades, o sea, tenían una base social para construirse, hay espacio para que la derecha se construya, hay espacio para que gente saque a relucir la familia, el honor y la patria, hay espacio para pedir más mano dura, hay espacio para que se organice y haga política la derecha, ellos no vienen con un discurso nacional socialista de corte antisemita, ellos vienen y te dicen que al delito hay que reprimirlo, que las Madres de Plaza de Mayo son un negocio que hace plata con el Estado, que  los políticos se llenan los bolsillos, que se roban todo, o sea, hay espacio y los tipos han leído ese espacio de ultra derecha e hicieron política en ese contexto, no se encerraban a leer Mi lucha de Adolf Hitler, ellos salían a la calle y hacían política sobre la realidad no sobre una abstracción fascista”.

Escuchá/descargá la entrevista completa:

#FuturaEnCasa