Covid-19 en primera persona

Fuente: Cosecha Roja.

Tras un interminable periplo que hizo escala en diferentes aeropuestos de América Látina, Pablo Solana pudo llegar a Buenos Aires donde inició voluntariamente su aislamiento. Al cabo de unos días empezaron los sintomas que terminaron por confirmarle lo más temido: había contraído el virus. Entrevista en profundo con un sobreviviente.

El periodista Pablo Solana se enlazó vía telefónica con al aire de #FuturaEnCasa donde refirió cómo fue su proceso personal de contagio del virus Covid-19, el posterior aislamiento hasta la llegada del alta médica que, según lo explicó, está particionada en dos instancias: “La primera es el alta institucional, que es cuando salís de la internación, acá en Argentina los test demoran unos días entonces tuve que estar en un hospital, lo cual le daba un dramatismo aunque mis síntomas nunca fueron graves, y después hay otra alta que consideran definitiva que es cuando te pasan al numerito verde, cuando pasan otros catorce días de aislamiento que ahí ya puede ser domiciliario mientras no estés en contacto con gente porque todavía se considera que puede haber riesgo de que el virus esté presente”.

También recordó cómo se sintió cuando se enteró que había contraído el virus “Para mí fue lo más angustiante, y no creo que sea tan excepcional, me parece que a muchos les pasa, porque de última yo me la banco y me jodo pero ser el factor de riesgo de gente querida, de gente cercana, es muy pesado, después está el tema de la mayor o menor responsabilidad pero hay un punto en esos primeros días donde uno no sabe, uno no tiene los síntomas entonces hay un margen de riesgo y de ser un factor de riesgo para gente cercana que es muy angustiante”.

Un amigo me prestó su casa y yo me quedé solo, todo el aislamiento que tuve hacer antes y después del hospital lo hice en esa casa, cuando hay un caso confirmado o de vinculo directo con alguien que haya  tenido el virus esa es la principal medida, reconozco que como parte de la atención de mi caso el Gobierno de la Ciudad dispuso traerme alimentos, artículos de higiene y todo lo necesario, hubo una respuesta que la están teniendo en general que es asistir con lo mínimo para estar esos catorce días de encierro después de la confirmación con provisión de alimento y artículos de primera necesidad”, subrayó Solana al momento de contar cómo vivió su periodo de aislamiento.

Solana reconoció que en un primer momento, cuando el test de Covid-19 arrojó resultados positivos, se sintió afectado porque “por más que uno lo procese bien tenés que contar que el término sólo lo denota, estás infectando, trajiste el virus, todas definiciones con una carga de enfermedad muy nítida, después el alta es como el alivio peor no llega a ser un alivio total porque uno se explica racionalmente que ya no hay forma de seguir siendo un factor de riesgo más allá de 28 días -que ya es el plazo duplicado de lo que el virus puede sobrevivir, y yo llevo cuarenta días de la infección- pero sigue habiendo gente que me mira con recelo, con temor, que me pregunta si me siento bien”.

Hay una cuestión racional que va en un plano de tranquilidad pero después hay una situación de vínculos sociales que por miedo a lo desconocido, por una preocupación que es genuina, todavía nos va a hacer convivir con ese temor y esa angustia un tiempo más”, dijo el periodista a modo de conclusión.

Escuchá/descargá la entrevista completa:

#FuturaEnCasa