Liberados trabajan en remodelación de escuelas: “Están reescribiendo su identidad porque se les ha dado esa posibilidad”

En Uruguay, la Dirección Nacional de Apoyo al Liberado apuesta a una experiencia de trabajo comunitario que avanza en dos direcciones: mejora los establecimientos educativos mientras derriba prejuicios sociales.

El convenio se llama Escuela Conjunta y surge de la colaboración entre la Dirección Nacional de Apoyo al Liberado (Dinali), presidida por Jaime Saavedra, y la Administración Nacional de Escuelas Publicas (ANEP). La iniciativa ya cuenta con la participación de más de cuarenta personas liberadas del sistema penitenciario que trabajaron en la remodelación y el mantenimiento de tres instituciones educativas.

Marta Rodriguez, directora de la Escuela N° 149 de Ansina, en el departamento de Las Piedras, se enlazó vía telefonica con el aire de Rap delas Hormigas donde expresó que toda la comunidad educativa lo vivió como una experiencia profunda: “La escuela es ese lugar donde compartimos la vida pero con una intención educativa, todos los que ingresan a una escuela están educando, educamos con lo que enseñamos pero también educamos con lo que ocurre dentro de la escuela, quienes ingresan en ella pasan a ser parte de un aporte educativo, padres, niños y las personas liberadas, que están reescribiendo su identidad porque se les ha dado esa posibilidad, este proyecto que ha sido muy humanizador”.

La docente destacó la eficacia del trabajo y el aprendizaje humano de la iniciativa: “Ellos nos ayudaron desde dos lugares: uno fue mejorar la escuela, trabajaron con eficiencia, con mucha responsabilidad, un trabajo que se destaca por el compromiso, un trabajo sostenido a diario, eficiente, bien realizado, y realmente la escuela quedó mucho mejor; por otro lado, durante ese proceso de trabajo se generaron otras cosas paralelas a la construcción de un edificio, por ejemplo, compartir la mesa para almorzar y cuando compartimos la comida -niños, docentes, integrantes de la Dinali, personas liberadas- se genera ese vinculo fraterno que se genera en torno a una mesa y empezamos a crear vínculos de fraternidad”.

Aquella persona que cometió un error, que cumplió una pena, que sale estigmatizada y que lamentablemente todos miramos con prejuicio y seguimos excluyendo, en estos espacios empezamos a generar otra mirada de ellas, otro vinculo, cuando uno trabaja en un proyecto común donde estamos haciendo cosas lindas y buenas, empezamos a relacionarnos desde ese lugar, a construir vínculos, nos descubrimos como personas con las que podemos tener afecto y vamos pasando de esa mirada de violencia y de odio, que tanto nos preocupa y que tanto mal nos hace a todos, a una mirada de amistad, de buena convivencia, la escuela genera ese espacio”, reflexionó Rodriguez al cierre de esta entrevista.

Escuchá/descargá la entrevista completa: