Libros para sumergirse

En su columna semanal en Rap de las Hormigas, Gabriela Pesclevi presentó En el estanque, de Al Alvarez, e invitó a otras lecturas atravesadas por el agua.

Foto: Martina Dominella

Al Alvarez fue poeta, crítico literario y autor de una decena de ensayos, atleta y escalador. A sus sesenta y tres años, por un problema en su tobillo, se ve obligado a abandonar el montañismo, y se dedica a nadar en los estanques de Hampstead Heath (Londres). Esta rutina, sostenida durante más de una década, es registrada en En el estanque. Diario de un nadador. "Sus notas remiten estrictamente a su paseo por el estanque y lo que vive en ese lugar. Me gustan las sutilezas que anota en este gran texto: hay sutiles referencias a la conducta de cada bicho con que se topa, de las plantas y de los nadadores. ´En un estanque´ se transforma en un universo animado donde él transita su vejez", señaló Gabriela.

A partir de este libro, la columnista sugirió otras lecturas vinculadas con el agua y las rutinas de los/as nadadores/as:

  • La introducción, de Rodolfo Fogwill (Alfaguara): "allí cuenta su experiencia como nadador con un cuerpo de un hombre adulto-anciano, anotando todas sus experiencias y correrías de las nadadoras con las que compartía sus rutinas diarias en la pileta de un gimnasio de Buenos Aires"
  • A nadar con María Inés, de Griselda Gambaro (Lo que leo). En este libro se relatan las experiencias de la nadadora argentina María Inés Mato: "es imperdible, ella es argentina y nada en aguas abiertas desde hace muchísimos años y nadó en el Mar Argentino hacia las Islas Malvinas, como lo hicieron las yamanas,en las aguas más frías del mundo".
  • Aguas, de Alicia Genovese (Ediciones del Dock). Un libro que repasa poéticamente historias de nadadores/as.

Escuchá/Descargá la columna completa