Alberto asumió como presidente: "Sin pan no hay democracia ni libertad"

El presidente electo Alberto Fernández prestó juramento este mediodía en el Congreso de la Nación junto a la vicepresidenta Cristina Fernández. En la ceremonia estuvo presente el presidente saliente Mauricio Macri, quién entregó la banda y el bastón de mando a Fernández.

Frente a la Asamblea Legislativa, Fernández, volvió a insistir en que los problemas de la democracia se resuelven con más democracia y reiteró su compromiso democrático.

Se dirigió a cada uno de los argentinos para decirles que «vengo a convocar a la unidad de toda la argentina en pos de la construcción de un nuevo contrato social ciudadano. que sea fraterno y solidario».

El flamante presidente convocó «sin distinciones a poner a la Argentina de pie para que comience a caminar con dignidad rumbo al desarrollo y la justicia social».

Además compartió su convicción acerca de los muros que hay que superar: «El muro del rencor y del odio, el muro del hambre y el muro de despilfarro de nuestras energías productivas». «Estos muros y no nuestras ideas distintas son las que nos dividen en este tiempo histórico» expresó.

«Apostar a la fractura y a la grieta significa que esas heridas sigan sangrando. No cuenten conmigo para seguir transitando el camino de desencuentro» completó el mandatario.

Llamó también a encontrar una salida a la catástrofe social del hambre en unidad e hizo énfasis en el sector de la economía popular y a la juventud, que no estudia ni trabaja.

Anunció que no le darán estado parlamentario al Proyecto de Presupuesto para el próximo año presentado por el gobierno saliente porque el mismo no se adecua a la realidad.

Hizo especial hincapié en la necesidad de recuperar la economía y salir de la lógica de mas ajuste y mas deuda que promovió el gobierno saliente. Además dijo que la prioridad será «proteger a los sectores mas vulnerables»: «Los únicos privilegiados serán los que quedaron atrapados en el pozo de la pobreza y la marginación».

Destacó que Cambiemos dejo al país en una situación de default, y que su gobierno se encontrará en un laberinto similar al laberinto del que logró salir el gobierno de Néstor en 2003, del cuál el fue Jefe de gobierno.

Sostuvo que se va a encarar el problema de deuda externa, pero aclaró que «no se puede pagar si no se crece, para poder pagar hay que crecer primero».

Prometió además restituir el Ministerio de Salud y declarar la emergencia sanitaria.

Dijo que en su gobierno no habrá lugar para el colonialismo y que se «van a defender los derechos soberanos sobre las Islas Malvinas».

Entre otras puntos, hizo referencia a la importancia de saldar las deudas con la democracia y de tener una justicia independiente del poder político. «Vengo a manifestar ante esta asamblea un contundente un nunca más, nuca mas a una justicia contaminada por servicios de inteligencia y operadores judiciales«.

Anunció su decisión de intervenir la Agencia Federal de Inteligencia de impulsar una reestructuración del sistema de inteligencia e información estratégica del Estado. Y dispuso la derogación del decreto 256/16 que significo «consagrar el secreto para el empleo de los fondos reservados por parte de los agentes de inteligencia del Estado». Además tomó la decisión de que dichos fondos reservados no sólo dejen de ser secretos sino que sean reasignados al programa «Argentina contra el Hambre». Lo mismo hará con otros fondos reservados que el actual presupuesto nacional hoy prevé para otras fuerzas armadas y de seguridad.

Resaltó también la necesidad de capacitar y equipar a las Fuerzas Armadas y dijo que «hay una enorme oportunidad para mirar el futuro y hacer de la política de defensa una política de Estado».

Uno de los capítulos de su discurso estuvo dedicado a la comunicación: «en tiempos de intoxicación con noticias falsas a través de medios y redes sociales necesitamos mas que nunca de medios vibrantes comprometidos con la información de calidad».

«Vamos a reorientar el presupuesto de publicidad del Estado bajo otros criterios: queremos que dejen de servir a la propaganda del Estado para que pasen a servir al mejoramiento de la calidad educativa» anunció. Señaló que para esta tarea convocarán a las instituciones periodísticas, para quiénes se destinará la pauta del Estado y no para programas de periodistas.


Hizo anuncios también respecto a educación, donde pondrá en marcha «una gesta educativa y tecnológica». «Pondremos todos los esfuerzos necesarios para universalizar la educación de la primera infancia» anunció. 

A su vez reivindicó la investigación científica y tecnológica e indicó que el área respectiva «recuperará su jerarquía ministerial que nunca debió perder».

Al finalizar dijo que su gobierno «hará los esfuerzos necesarios para que estén en primer plano los derechos de las mujeres», así como también para reducir las desigualdades económicas políticas y culturales, hará énfasis en las cuestiones de cuidado, y buscará reducir la violencia de género hasta su total erradicación.

También destacó la generosidad y visión estratégica de la vicepresidenta Cristina Fernández. Y recordó también a Néstor Kirchner, quién «en 2003 me permitió participar de la maravillosa aventura que permitió sacar a la argentina de la postración».

Discurso completo: