Paro Nacional en Colombia: "hay una falta de democracia real"

La marcha del 21N convocó a cientos de miles de colombianos y colombianas. "El pueblo colombiano está en hora de levantar su voz de protesta" afirmó Carlos Angarita docente e investigador.

El gobierno de Ivan Duque está siendo fuertemente cuestionado por una serie de reformas laborales y tributarias que afectarían gravemente a la clase trabajadora colombiana. En comunicación con Rap de las Hormigas, el investigador Carlos Angarita explicó que en Colombia "el nivel de pobreza supera el 27%, el nivel de indigencia supera el 7%".

A la situación de gran desigualdad que caracteriza a la historia colombiana, la manifestación del 21 de noviembre tenía como punto central el reclamo de "paz". Según el especialista lo que sucede en Colombia "es una confrontación de intereses económicos entre las clases sociales. En Colombia todos los días se mata, estamos acostumbrados, insensibilizados frente a esa tragedia".

Explicó que gobiernos como el actual utilizan la "lucha contra el narcotráfico" como excusa para hacer negocios: "detrás de esto hay intereses de los que han lucrado con el conflicto, hay terratenientes e incluso multinacionales que le pagaron a paramilitares para asesinar, cometer genocidios y descuartizar personas durante más de 50 años. Más del 50% de la tierra productiva está en manos del 0,4% de la población. El conflicto desplaza a los campesinos y sus tierras son apropiadas por los terratenientes que usan las fuerzas militares. Es lo que llamamos "falsos positivos", son asesinatos a personas que se los hace pasar por guerrilleros".

A su vez hizo referencia al bombardeó del campamento de niños, niñas y adolescentes por parte de las FFAA colombianas: "la inteligencia militar tenia conocimiento de que había niños, pero simplemente se bombardeó. Hace poco se le preguntó a Duque sobre eso y le respondió al periodista '¿de qué me hablas viejo?', eso ha herido al pueblo colombiano".

Las movilizaciones y protesta social en Colombia, según Angarita, no son algo cotidiano: "el último paro cívico nacional que se dio en Colombia fue en 1977. Hay una falta de democracia real, es un país donde marchar y protestar significa que una persona sea sindicada de ser terrorista o comunista y no hay terrorista bueno si está vivo. La democracia que queremos es una democracia económica, social, cultural, medioambiental donde las personas podamos tomar decisiones colectivamente".