Marcha de las Putas: por el reconocimiento de los derechos laborales de trabajadorxs sexuales

El reconocimiento delos derechos humanos y laborales de lxs trabajadorxs sexuales también se hace oír en el 34° Encuentro, tanto en los talleres como en las calles. La Marcha de las Putas fue el punto de confluencia y visibilidad de la demanda.

Fue muy emocionante, con talleres desbordados. Mucha convocatoria tanto para el taller sobre trabajo sexual como para el de pensar estrategias para el reconocimiento. Logramos dar un salto que valoramos un montón que es que ya no discutimos más si la prostitución es un trabajo o no, sino que discutimos estrategias para apoyar, acompañar la lucha de quienes ejercemos el trabajo sexual y pensar políticas de autocuidado frente a la clandestinidad”, dijo Georgina Orellano, secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR).

Consultada sobre el debate en torno al cambio de nombre del 34° Encuentro, sostuvo que desde la organización están “plenamente de acuerdo” en que el evento sea declarado plurinacional y de mujeres, lesbianas, trans, travestis y no binaries.

“Hay que aggiornarse a los nuevos tiempos que corren. No podemos seguir sosteniendo que solo con la identidad de mujeres cabemos todas porque eso es mentirnos como feministas. Históricamente las travas, las tortas, las trans pero también otras identidades como las negras, las compañeras de pueblos originarios, las trabajadoras sexuales, las compañeras gordas, todas tuvimos que hacer un proceso para ser incluidas y lograr la apertura de los talleres”, remarcó.

Georgina Orellano

Por su parte, Valentina Pereyra, representante de AMMAR La Plata también valoró la convocatoria y participación en los talleres desarrollados. “Nos fue muy bien. Hubo una muy buena recepción y eso nos alegra porque es a lo que apuntamos: poder construir un feminismo plural, popular y con todas las voces, apuntando al respeto”.

Valentina Pereyra