"Teníamos la necesidad, ante tanta persecución y discriminación, de contar el trabajo que hacemos"

Los trabajadores cartoneros, carreros y recicladores trabajan en conjunto y organizados. Entre ellos, las Promotoras Ambientales son las encargadas de contar en diferentes espacios en qué consiste el trabajo, visibilizarlo y concientizar sobre la separación de residuos.

Sabrina y Lidia, Promotoras Ambientales del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), visitaron al equipo de Micrófono Abierto a lxs Trabajadores y contaron que desde que el MTE llegó a la ciudad hace cinco años "peleamos al municipio por el reconocimiento al trabajo que vienen haciendo los compañeros". Además, Sabrina reconoció que algunas personas no entienden las necesidades que sufren y que los critican por el trabajo que realizan. Por ejemplo, "por tener que salir a trabajar con nuestros hijos". Y agregó: "todo el tiempo buscan hostigar a los y las compañeras; no solo a los cartoneros sino a todo los trabajadores de la economía popular".

"Logramos que el Intendente Garro reconociera el trabajo de 50 compañeros cartoneros, dándole las posibilidad de trabajar "un poco más organizados" y con un sueldo, donde los trabajadores garantizan una recolección diferenciada de lunes a viernes de 18 a 22 hs. Pero sólo son esos 50 compañeros", explicó Sabrina.

En la actualidad son alrededor de mil familias cartoneras: "Todos los días te encontrás con un compañero nuevo que se quedó sin trabajo y que sale a ganarse unos pocos pesos para alimentar a su familia juntando cartones y vendiéndolos", caracterizó la trabajadora. Aquellos que no están bajo el reconocimiento de la municipalidad, deben vender el material que recolectan en diferentes depósitos, que funcionan como intermediarios al principal comprador. Por ello, el valor de ese trabajo es menor a diferencia de los que sí están dentro del convenio municipal. Ellos, tienen la posibilidad de vender en un centro de acopio donde otros trabajadores cooperativistas separan y clasifican el material para luego ser vendido en la industria. Sin ese intermediario "se genera un precio más alto de venta para que su trabajo valga un poco más", definió.

El dialogo con las autoridades municipales es complicado y muchos sufren constantemente persecución y hostigamiento: "Costó mucho que se renovara el contrato. La pelea era sumar el reconocimiento de más compañeros y eso no se logró. Solo se sumaron ocho personas (...) El intendente no deja que ninguno se acerque a la zona más céntrica de la ciudad. Ante eso, nos persigue, nos quita las herramientas de trabajo o inventa causas. Eso es porque no quiere que se vea la pobreza"

Las Promotoras Ambientales se encargan de explicar en qué consiste el trabajo y concientizar sobre la separación de residuos: "Teníamos la necesidad, ante tanta persecución y discriminación, de que se entendiera el trabajo que hacemos. Elegir compañeras cartoneras que habían transitado este trabajo y que tienen la fortaleza de salir y charlar con la gente fue una decisión muy buena".

Los puntos azules son centros de acopio de material reciclable."Encontramos por medio del punto azul que las instituciones educativas, culturales y deportivas generen la separación de los residuos, como en el caso de la facultad de Humanidades. Lo que se hace es separar los residuos que se consumen dentro de la facultad, depositarlo en la estructura y luego, cuando está lleno, pasa el compañero y lo retira". Actualmente, en La Plata y Ensenada funcionan 22 puntos y buscan que se extienda también a Berisso.

Escuchá/descargá la entrevista completa:

Micrófono Abierto a lxs Trabajadores, lunes a las 17 hs.