Lucy Patané: versatilidad al servicio de la canción

Un gran despliegue de instrumentos, estilos e intensidades son las características de este prometedor primer disco.

En su primer material solista de larga duración, Lucy Patané se despacha con una docena de canciones que oscilan entre prístinas composiciones de formato acústico y poderosas descargas de impronta rockera. Versatilidad, vuelo y un variado oficio de multi-instrumentista son los elementos más destacados de un trabajo que no aburre y cuyos atributos van en aumento con cada escucha. Esta obra fue compuesta, arreglada y producida por la propia Lucy, las canciones fueron grabadas por Lucy, Tomás Perez Campione y Juan Ignacio Serrano en el estudio Sale La Luna entre julio 2017 y 2019, y la mezcla y el mastering corrió por cuenta de Brian Iele.

 Ariel Zarranz estuvo en el aire de Rap de las Hormigas donde se hizo cargo de la degustación sonora de este materia, del cual destacó: “Hay una guitarra acústica siempre presente en todas las composiciones que, por supuesto, después se pueden transformar en cualquier cosa porque la música de entrada va en una dirección y luego se bifurca según la instrumentación que le pongan, según el ritmo que se le acerque, y es por eso que en estas doce canciones que componen este disco Lucy nos hace viajar por diferentes lugares, desde lo climático, desde la mezcla de distintos géneros, intensidades e instrumentos

 “Una de las características que tiene el disco es la expresión de dulzura y también la búsqueda acústica de la música, por un lado, pero el disco no tienen una linealidad, no tiene una continuidad en cuanto a su intensidad, o que nos va llevando en linea ascendente del tema uno al doce en cuanto al sonido sino que va alternando en la elección de las canciones, lo cual nos hace ir de acá para allá, nos zamarrea, a veces nos encontramos con canciones totalmente acústicas y otras veces empiezan a sonar otros ritmos, con otra instrumentación, que nos lleva más hacia el lado del rock”, destacó el periodista.

Zarranz cerró este segmento refiriéndose al contenido lírico de este material: “Desde el lado de las letras pareciera que se le está hablando siempre a alguien, no sabemos quién es ese alguien, pero las letras parecieran tener un destinatario especifico o una destinataria especifica, pareciera también que ese vinculo existiera en un lugar en el que todo se ha terminado pero no hay un reclamo sino que se ha construido todo desde un lugar de que la cuestión ya está superada”.

Escuchá/descargá la reseña completa: