Rechazo al Servicio Cívico Voluntario a cargo de la Gendarmería: “Parece un chiste de mal gusto”

Desde la Comisión Provincial por la Memoria cuestionaron el decreto que propone a las fuerzas de seguridad para cumplir un rol tutelar en materia de formación cívica y democrática.

El gobierno nacional publicó una resolución que crea un Servicio Cívico Voluntario en Valores que estará a cargo de la Gendarmería Nacional. Será de inscripción voluntaria para jóvenes de entre 16 a 20 años, por lo que abarca a chicos cuya formación debe estar a cargo todavía de la escuela secundaria. Enseguida, opositores y organismos de derechos humanos repudiaron la normativa. La Comisión Provincial Por la Memoria (CPM) publicó un comunicado en el que manifiestan: “La iniciativa es irresponsable, demagógica y pretende conmover cierto sentido común autoritario que orienta las políticas de seguridad: más control y presencia de fuerzas militarizadas como garantes de valores democráticos”.

Sandra Raggio, directora general de la CPM, estuvo en el aire de Rap de las Hormigas donde expreso que “lo vemos como un avance más del punitivismo exacerbado, con una intervención estatal vinculada con las problemáticas sociales con el disciplinamiento, el orden y la vigilancia social, pensar que las políticas de promoción y protección de la niñez y adolescencia en Argentina son competencia del Ministerio de Seguridad ya es una exacerbación extrema de esta perspectiva del Estado que desarrolla más su faceta de gendarme y policía que otra cosa”.

Se piensa a los jóvenes mas vulnerables como personas peligrosas que ejercen el delito y por lo tanto para encausar a estas poblaciones es necesario que se formen bajo la tutela de fuerzas militarizadas, esta asociación entre orden y control por parte de las fuerzas militarizadas es lo que más preocupa además de que es parte de la demagogia punitiva electoral, nuevamente es un limite que cruza este Gobierno de lo que fueron los grandes consensos de la transición a la democracia y que suponen que la democracia tenía que ver con salir de la tutela de las Fuerzas Militares, es un retroceso de cuarenta años que además potencia esta mirada autoritaria sobre la sociedad que dice que frente a los problemas sociales hay que poner orden, más dureza, más control, más presencia en la vida política y social de las fuerzas de seguridad”, destacó Raggio.

A modo de conclusión, la vocera de la Comisión recordó que “hay agencias estatales especificas para desarrollar estas políticas y la verdad es que recurrir a la Gendarmería para que promueva los valores democráticos a las nuevas generaciones, si no fuera cierto, si no hubiera una resolución firmada, parecería un chiste de mal gusto”.

Escuchá/descargá la entrevista completa: