Juicios por jurado: "Tenemos que confiar en la fuerza política de la ciudadanía"

El juez Mario Juliano se refirió a los avances y obstáculos que se presentan a la hora de poner en práctica esta democratización de la justicia.

La Suprema Corte de la provincia le reclamó al Ministerio de Justicia bonaerense que depure la lista de candidatos a jurados, argumentando que más de la mitad de los ciudadanos que constituyen el padrón no cumplen con los requisitos legales para ejercer dicha función, ya sea por tratarse de funcionarios, integrantes de fuerzas de seguridad, abogados, escribanos o figuras de jerarquía en cultos religiosos. Pese a estar contemplada en la reforma constitucional de 1994, la modalidad de juicios por jurado es una tendencia nueva en el territorio nacional y su popularidad trae aparejada estas dificultades.

Mario Alberto Juliano, juez de Necochea y un referente de la Asociación de Pensamiento Penal, estuvo en el aire de Rap de las Hormigas donde refirió que la mayor traba para los juicios por jurado no reside tanto en la falta de cumplimiento con los requisitos sino en la desactualización de los datos del padrón, carencia que se suple gracias al trabajo meticuloso y artesanal de secretarios y secretarias. El magistrado destacó el crecimiento de esta modalidad y brindó su mirada sobre los desafíos que ello presenta: "El problema en el caso particular nuestro, y de los departamentos judiciales chicos, es la falta de potenciales jurados, la falta de candidatos a jurados, porque afortunadamente el juicio por jurado está creciendo, hay más requerimiento, y se agotan los padrones, es decir, los padrones son bastante reducidos y esto sí es un problema" .

Para Juliano, los juicios por jurado son una herramienta de la democracia que aumentan la participación ciudadana en la administración de la justicia: "Tenemos que confiar en la enorme fuerza política de la ciudadanía, si bien puede ponerse en tela de juicio que un abogado o una abogada pueda influenciar o contaminar a once ciudadanos que no lo son, pensar que una persona con algún tipo de calificación pudiera llevar de las narices al resto de las personas, pero esto no deja de ser una mirada bastante despreciativa de la ciudadanía" .

A modo de reflexión final, el juez manifestó su concordancia con este tipo de mecanismos de la democracia directa y semi-directa porque suponen "abandonar esta vieja idea de que el pueblo no gobierna ni delibera sino a través de sus representantes, esto significa una concepeción del mundo contemporaneo donde la ciudadanía se limita a depositar su voto cada dos años y después no lo comprometemos, esto no tiene que ser así, la soberanía política de nuestras naciones debe reposar indudablemente sobre el pueblo" .

Escuchá/descargá la entrevista completa: