Cartoneros buscan alternativas para trabajar ante las persecuciones del municipio

En el 4to Congreso de Carreros y Cartoneros decidieron profundizar el sistema de recolección de materiales puerta a puerta con el apoyo de camiones y el posterior reciclado. 

En la región hay alrededor de 700 trabajadores carreros que juntan mensualmente 50 toneladas de material reciclable -50 mil kilos-. “Hay una persecución a todo aquel pobre que quiere ganarse la vida dignamente”, explicó Rodrigo Bernales, del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), sobre la definición tomada ante la constante  persecución judicial y policial bajo el argumento de uso de caballos.

Desde noviembre del año pasado a abril hicieron siete movilizaciones a la Municipalidad para buscar alternativas al secuestro de caballos que tiraban los carros de los recolectores y recicladores: “ante la negativa de atendernos, que no nos devolvieran los caballos y toda la ingeniería judicial, policial y municipal que  se montó para sacarle el trabajo a los pobres, es que tomamos esta definición de que el caballo se queda en la casa y los compañeros van a trabajar de otra manera”, sostuvo en diálogo con Rap de las Hormigas.

El sistema “puerta a puerta” impulsado por la Federación de Cartoneros abarca las zonas comprendidas entre 38 y 60, de 7 a 19 y tienen paradas fijas en Plaza Rocha, Plaza España, Plaza Italia, Plaza Paso, Moreno y Olazábal. En esos puntos esperan los camiones que luego juntan los bolsones con residuos secos y los lleva a un centro de separación y acopio. Para colaborar, les vecines deben sacar la bolsa verde después de 18 horas.  Incluso tienen un galpón de reciclado propio en 144 entre 46 y 47, al que se puede acercar material.

Los compañeros tenían miedo de salir, les sacaban el caballo y terminaban perdiendo plata. Tenemos casos en los que se han hecho operativos de la Municipalidad y Control Urbano metiéndose en los barrios, en las casas de los compañeros. Se llegó a un límite en donde pasábamos a una violencia más extrema o repensábamos la forma de trabajar”, explicó Bernales sobre la persecución bajo el argumento del uso de caballos.

Señaló que al igual que lo que sucede con feriantes y manteros, en los últimos años se sumaron muchos nuevos trabajadores y trabajadoras ante la caída de las “changas”, ambos sectores blanco de fuertes operativos policiales.

Escuchá/Descargá la entrevista completa