Amenazan con desalojar a la comunidad wichí Las Palmeras

La comunidad wichí Las Palmeras recibió la amenaza de desalojo del territorio que dispone a ocho kilómetros de Tartagal, Salta. La empresa Codegran es quien presiona para desplazar a las personas que habitan esas tierras.

En comunicación telefónica con De Pueblos y Caminantes, Edith Martiarena, integrante de la emisora comunitaria La Voz Indígena de Tartagal, explicó que este tipo de amenazas es "bastante común en nuestra zona".

Según la ley 26.160 deberían estar suspendidos los desalojos a las comunidades indígenas hasta terminar el relevamiento de esas tierras. Sin embargo, la justicia incumple las propias leyes "dándole la verdad a quienes no la tienen", aseguró Martiarena. "El conflicto se inició con la empresa Codegran S.R.L, propiedad de Carlos Esteban Valvi, quién hoy dice ser el dueño de las tierras donde está asentada esta comunidad wichí de Las Palmeras", destacó.

Otra de las denuncias apunta a que engañaron al cacique de la comunidad a firmar un documento que habilita a abandonar la tierra en cuestión: "no le han ofrecido un abogado de oficio, ni un traductor. Él no lee ni escribe, su lengua es el wichí. No sabía lo que estaba firmando, ni se lo explicaron tampoco”, apuntó Edith.

"Las empresas tienen puesto el ojo en toda esta zona", agregó la compañera de La Voz Indígena. Por otro lado, criticó que el avance sobre las comunidades originarias responde, entre otras cosas, a "la expansión del negocio de terratenientes y empresarios que vienen a manipular el territorio para plantaciones de soja". La zona es rica en madera y "todos los dueños de grandes empresas, van en busca de esas tierras para terminar con la diversidad de especies, de árboles, de recursos naturales", aseguró.

El desmonte y deforestación no sólo provoca la eliminación de estas especies, sino que también pone en riesgo la vida de las personas: "las poblaciones que viven apenas a 20 metros de las plantaciones reciben las fumigaciones desde las avionetas", lamentó Martiarena. Esto fue denunciado por el cacique Juan de Dios, que relevó la zona, pero la justicia falló en contra. "Me parece que juegan algunos interesas personales y económicos en estas cuestiones", finalizó.

Escuchá/descargá la entrevista completa:

De Pueblos y Caminantes, miércoles desde las 12.30hs