Presentan documental sobre la historia de Andrés Bazán Frías

Dirigido por Juan Mascaró y Lucas García

Hasta el próximo miércoles 22, en el Espacio INCAA Municipal EcoSelect, que funciona dentro del Centro Cultural Islas Malvinas, se podrá ver el documental “Bazán Frías, elogio del crimen”. El mismo relata la historia de Andrés Bazán Frías, uno de los criminales más célebres del norte argentino y conocido como el "Robin Hood" tucumano.

El film del grupo Cine Bandido de Tucumán, se adentra en la vida de Andrés Bazán Frías, quien nació en el barrio Los Siete Lotes (Villa Alem), en San Miguel de Tucumán, a finales del siglo XIX. Allí, rodeado de pobreza, comenzó a robar comida para repartir entre la gente de su barrio. “A casi 100 años de su muerte, más que con su figura histórica, nosotros nos encontramos con el mito de Bazán Frías” explicó en Cacodelphia, Juan Mascaró, director del film junto a Lucas García. “No había documentos ni testimonios que pudieran recordarlo y tampoco, por supuesto, material gráfico ni fílmico que pudiera ilustrar su vida. Solo contamos con el testimonio de Mary Guardia su nieta, autora de la novela “De fornicarios, bandoleros y milagros”, que noveló parte de una historia que a ella le contó su abuela, que había sido amante de Bazán, quien murió muy joven a los 30 años”, agregó Juan.

En 1923 Bazán Frías fue asesinado por la policía cuando intentaba trepar un muro del Cementerio del Oeste, el de la clase alta. Hoy está enterrado en el Cementerio del Norte, el de las clases populares; donde miles de tucumanos le hacen pedidos porque creen que su alma es milagrosa. Un siglo después de su muerte, los internos del Penal de Villa Urquiza (Tucumán) decidieron formar parte de un taller para actuar la vida de este bandolero. “Debido a las dificultades que teníamos por la falta de testimonios y documentos que pudieran narrar su historia, decidimos acercarle la propuesta a los presos del penal de Villa Urquiza para que interpreten la vida de Bazán Frías”, contó Mascaró y “de ese modo logramos profundizar el vínculo entre el pasado y el presente”.

“Cuando comenzamos la película primero escuchamos lo que en general cualquier preso dice y que aquellos que vienen de afuera quieren escuchar, luego comenzaron a salir historias más contundentes, genuinas y honestas, de los mismos presos, que contaban abusos de autoridad y maltratos por parte del Servicio Penitenciario. Imágenes contradictorias con respecto a la idea de cárcel que se nos quiere instalar. Así, surgieron algunas cuestiones que atraviesan el film, preguntas sobre el crimen y la situación de los presos, por qué alguien delinque, la mirada que existe sobre la delincuencia y la violencia en la sociedad actual y en qué medida las cárceles funcionan para lo que deben. Preguntas que sabemos no vamos a responder con una película, que tampoco logrará transformar esa realidad”, reflexionó el director del film.

“Además de ser un personaje histórico y un bandido social, Bazán Frías se termino convirtiendo en un santo de los presos”, siguió. Y esa práctica de ir a pedirle por su libertad “se fue pasando de generación en generación y hoy lo llaman alma milagrosa”. Si bien la película no se centra en esa leyenda –aclaró Mascaró-, sabemos que hay una historia que cuenta que cuando se escapa de la cárcel, Bazán Frías promete volver para liberar a todos los presos. Así, "surgió en algún momento la devoción y una cierta admiración que no se ha borrado a pesar del tiempo”, finalizó el documentalista.

El largometraje tucumano se podrá ver los días 20, 21 y 22 de mayo, a las 17, en el Espacio INCAA Municipal EcoSelect que funciona dentro del Centro Cultural Islas Malvinas, emplazado en la calle 19 entre 50 y 51.

Escuchá/descargá la entrevista completa:

Cacodelphia, martes, miércoles y jueves, desde las 22hs.