«La Iglesia muchas veces es cómplice de los curas pedofilos»

La denuncia por delitos sexuales cometidos contra menores sordomudos en el Instituto Próvolo de Mendoza abrió la puerta para nuevos testimonios de casos ocurridos en otros puntos del país, entre los cuales también figura La Plata. 

Carlos Gassman, periodista de La Pulseada, responsable de la nota «Pastores que son lobos», se enlazó vía telefónica con el aire de RAP donde explicó que llegó a los casos denunciados en La Plata mientras investigaba historia de Horacio Corbacho y de otro cura de nacionalidad italiana que fueron de los primeros en ser acusados de abuso en el instituto Próvolo de Mendoza: «En el interés de hacer esa nota sobre el Próvolo de Mendoza, Carlos Lombardi me habló sobre la Red Argentina de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico que había nacido en La Plata y que su fundadora era Julieta Añasco, yo me contacto con ella y decidimos que primero había que hablar de la historia de la red, de los casos que se habían producido acá en la ciudad«.

Gassman explicó de que se trata el derecho canónico, recurso mediante el cual la institución eclesiástica se arroga el derecho de impartir justicia por fuera de las leyes de la sociedad civil: «El derecho canónico implica una serie de fueros especiales, la Iglesia lleva una conducta de silenciar los casos, encubrirlos, mucas veces ser cómplices de los curas pedofilos, aduciendo que la Iglesia tiene sus propios mecanismos para juzgar y sancionar, y no cumplen con la obligación que tienen de denunciarlos ante la justicia civil«.

Escuchá/descargá la entrevista completa: