Pablo Morosi revela cómo fue hacer la biografía de monseñor Aguer

El periodista visitó los estudios de Radio Futura y desentrañó el proceso de recopilación de testimonios que concluyó en la publicación de "El último cruzado".

 

El periodista Pablo Morosi, co-autor junto a Andrés Lavaselli de "El último cruzado. Monseñor Aguer, intimidades e intrigas de la iglesia argentina", se sumó a la mesa de RAP donde refirió cómo fue el proceso de producción de este trabajo que se funda sobre la base de una serie de encuentros con Aguer además de entrevistas con diplomáticos, obispos, familiares, figuras de la política, funcionarios y ex funcionarios de la provincia y del municipio.

Nacido en el seno de una familia de agnósticos del barrio de Mataderos, Aguer ingresa en Acción Católica en la década de 1950 donde, según palabras de Morosi:"Empieza a rozarse con personas de una condición social diferente, él venía de una familia de lecheros que prácticamente vivían todos en una cuadra junto con los animales, y este mundo lo va llevando a querer pertenecer a ese mundo". "¿Cómo hace Aguer para introducirse en ese mundo? Utiliza su inteligencia, esa lucidez hace que entre en esos grupos con una ambición de pertenecer y progresar", remarcó el periodista.

"En el mundo de la Iglesia se habla de dos tipos de figuras pastorales: una es el pastor, propiamente dicho, que pudiera ser representado por una figura como la de Francisco, que es aquel que desde la religión acompaña al pueblo, el ejemplo más claro es la actitud de Bergoglio cuando se produce la tragedia de Cromagñón, que enseguida se calza la sotana y sale a recorrer los hospitales para acompañar el dolor de la gente. Para compararlo pondría la actitud de Aguer cuando se producen las muertes en el recital del Indio Solari en Olavarria que es casi decirles jodansé para qué fueron a ver esa porquería, hace un cuestionamiento de la figura del Indio, de sus letras y no observa el dolor de esas familias, es el príncipe de la Iglesia que está en un lugar por encima de la gente", reflexionó Morosi.

Escuchá/descargá la entrevista completa: