Isabel Huala: "Seguimos viviendo más de lo mismo, hoy somos visibilizados”

En una entrevista con Radio Futura, la mamá del lonko se refirió al hostigamiento y persecución del Estado a las comunidades mapuches, la lucha histórica por la recuperación territorial y la inminente extradición a Chile de su hijo Facundo. Pero también habló de su niñez en época de dictadura, la posterior crianza libre de sus seis hijos y la construcción de Facundo como lonko.

María Isabel Huala, mamá del lonko Facundo Jones Huala, llegó a la Ciudad de Buenos Aires para participar este lunes de la Marcha Contra el Gatillo Fácil, organizada por madres de jóvenes, en su mayoría de barrios populares, asesinados por la policía. En ese marco, visitó también La Plata y estuvo en Radio Futura.

Huala comenzó la entrevista explicando que a partir de la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado, que estaba pidiendo la liberación del lonko preso hacia un mes, “salió a la luz todo lo que le pasa al pueblo mapuche que venimos viviendo mas de 130 años en la zona donde estamos”.

“A partir de eso empezamos a ser noticia, pero dentro de las comunidades siempre se vivió el hostigamiento, la persecución, el quite de las tierras, la matanza de nuestra gente, que empezó con el genocidio desde la conquista del desierto y la pacificación de la araucanía. Nosotros seguimos viviendo más de lo mismo, hoy somos visibilizados. Seguimos recuperando las tierras, seguimos reivindicando nuestra cultura y nuestro territorio, haciendo controles territoriales en los lugares donde vivimos”, agregó Huala, quién también es lonko de su comunidad, y lamentó que no suceda lo mismo con las comunidades originarias del norte, igual de avasalladas.

“Cuando a nuestra gente la hicieron sumisa, le iban corriendo el alambre y se quedaba callada. Ahora empezó a levantarse y a no permitir que le sigan alambrando hasta la puerta de la casa”

El lonko espiritual de la comunidad mapuche, hijo de Isabel, Facundo Jones Huala, cumple por estos días la prisión domiciliaria en la casa de su abuela en Esquel. Recientemente la Corte Suprema de Justicia de la Nación ordenó la revocación de la domiciliaria y la extradición de Jones Huala a Chile, donde lo solicitan para juzgarlo por un incendio a una estancia. La madre del lonko acusó que “a Facundo lo vienen estigmatizando, demonizando y culpando por un montón de cosas como que fue a prender fuego en Valparaíso y en Cholila, como si al paso de él se prendían fuego los lugares, que un avión del Isis lo llevaba y lo traía, lo vincularon con las FARC. A Facundo lo eligieron como chivo expiatorio para seguir haciendo sus negociados y entregar las tierras a las multinacionales, es algo que se viene trabajando desde hace mucho tiempo. Vieron a alguien que estaba luchando por los hermanos".

- ¿Cómo fue el proceso de Facundo para llegar a ser un lonko?

“Tendría que empezar por la crianza de Facundo. A mi me criaron libre dentro de la dictadura, y yo crié de la misma manera a mis hijos. Mis seis hijos son seres individuales. Facundo fue el primero de mis hijos. Fue el buscado, el querido, el esperado, criado haciendo lo que él quería hacer, no lo que yo necesitaba que él sea” contó Huala y continuó: “También dentro de nuestra cultura tenemos una normativa de vida. Él ya venía destinado a ser lonko, y la machi le dijo que él tenía esa fuerza, ese newen, y que tenía que ser lonko. Así como la machi sino se levanta como machi se enferma, nuestras autoridades o lo que tenemos predestinado cada uno para ser dentro de nuestra cultura, dentro de nuestra norma tenemos que cumplirlo”.

“Debemos cuidarlo, protegerlo y debe ser escuchado por nosotros como mapuches, porque él es nuestra autoridad. El pueblo debe levantarse a defenderlo”

En otro tramo de la charla, Huala recordó que vivió los años de dictadura de muy chica y sostuvo: los mapuches no tenemos por qué escondernos, yo no me voy a esconder de este gobierno, si me quiere pegar un tiro que lo haga no les tengo miedo. Nos quitaron tanto , que hasta nos quitaron el miedo. “Por eso hoy salgo a gritar, y no me quedo callada, porque ese ‘no te metás’ lo viví. Y hoy me parece que no hay que quedarse callado y sí hay que meterse, hay que apoyar las luchas y hay que estar”.

“Mi hijo es lonko y tiene que ser lonko y se tiene que terminar de levantar como lonko y voy a luchar hasta conseguirlo”

Escuchar/Descargar la entrevista completa